La luz de los deseos egoístas

“La Luz de los deseos egoístas (Klipot) es cuando pensamos que si sólo tuviéramos un millón de dólares, entonces seríamos felices”.
– Del libro “El punto en el corazón”

Pregunta: Está escrito que las Klipot tientan las almas. ¿Qué significa esto en realidad en nuestras sensaciones? ¿Qué es la tentación?

Respuesta: El deseo de disfrutar nos llama, “¡Ve allí! ¡Haz eso! ¡Gana más! ¡Tómalo! ¡Robalo! ¡Triunfa!” Todo esto ocurre dentro de los Kelim egoístas o deseos de una clara y simple forma, donde el beneficio es claro para cada persona.

Este es el trabajo de las Klipot, y es, de hecho, ¡un trabajo muy grande! Es necesario entender que las Klipot nos ayudan, ellas son ayuda contra nuestro ego. Su trabajo es bendecido.

Puesto que todos estamos en un estado quebrado, ¿qué más puede influirnos? La Luz Superior, no puede afectarnos porque hay una ley de equivalencia de forma. No puedo oír o percibir la Luz y esta no me influye. Su influencia sobre mí toma lugar “detrás de escena”, porque la luz está presente en todas partes, pero me influye a través de un intermediario.

La influencia práctica en mí que me hace mover en realidad pasa a través de las Klipot. Son ellas lo que yo entiendo y con lo que tengo una conexión. Por lo tanto, hay un sistema de mundos impuros (Klipot), el cual es mi entorno no corregido, en el cual también existo en un estado sin corregir. Es por eso que nos entendemos unos con otros: que vale para mí la pena hacer y qué no, por qué debería hacer algo y con qué propósito. Es claro que debo ganar más, hacer que el mundo entero trabaje para mí, y usar a todo el mundo. Entiendo el mundo y el mundo me entiende, y no tenemos ningún problema. No podemos quejarnos de nadie porque son lo mismo y así es el mundo entero.

Estamos en un estado quebrado que está desprendido de la Luz Superior y es opuesto a ella. En este estado la Luz no puede influirnos. Todas las acciones que, sin embargo nos ayudan a despertar y alcanzar la corrección tienen lugar en virtud del sistema de Klipot. Así que ¡diles “Gracias” a ellas! Está escrito que el Faraón trajo a Israel más cerca del Creador. Este es su trabajo. Y él realmente hace un trabajo muy duro.

¿Me movería pasar de mi actual lugar por la voluntad de mi deseo egoísta mundano? ¡No me movería en absoluto! Incluso un grano de arena no puede ser movido a menos que se vea afectado por la energía. Por otra parte, para mover a una persona de su lugar y, hacerlo mover mecánicamente, como un animal, tan sólo para despertarlo al desarrollo, es necesario darle una gran motivación y fuerza motriz. Esto es lo que la Klipa hace, al ser un sistema que no conoce descanso.

Mira lo que está haciendo a todo el mundo y ¡cómo trae a todo el mundo más cerca de la corrección! Por el momento está haciendo este trabajo en lugar de la santidad, de las fuerzas de otorgamiento. La santidad es incapaz de hacer esto porque no tenemos ninguna conexión con ella.

Uno existe contra el otro: El yo roto en un mundo roto, mientras que el yo corregido revela el mundo corregido. El mundo a mi alrededor inmediatamente cambia el grado de mi corrección o carencia de ella.

(29752 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/14/10, Beit Shaar HaKavanot)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: