Las fuerzas impuras son los asistentes del Creador

Las Klipot  (las fuerzas impuras, la “corteza” o “cáscara”) son un sistema especial que no nos permite tocar los deseos si carecemos de las fuerzas para superarlos. Las Klipot son como guardias, como está escrito, “La Klipa (corteza) protege  la fruta.”

Odiamos las Klipot, pensando que son fuerzas malvadas, mientras que en realidad son muy útiles. Nos salvan al limitarnos, repelernos, ¡y hacer que huyamos asustados! Construyen toda clase de obstáculos ante nosotros, los cuales podemos superar sólo cuando nos volvemos dignos de lo que está detrás del obstáculo.

Imaginen que sucedería si un niño pequeño pudiera hacer todo lo que quisiere. ¿Cuánto daño se causaría a sí mismo y a otros? Pero la naturaleza no le da la habilidad de hacer esto.

Por esto existen tres Klipot impuras en los Mundos de BYA, que se sitúan opuestas a ZAT de Bina, Zeir Anpin, y Maljut. Son llamadas “el viento tormentoso” (Ruaj Seara), “la gran nube” (Anan Gadol), y “el fuego que lo consume todo” (Esh Mitlakahad). ¡Sólo al ir a través de estas llegas al Mundo de Atzilut!

Esas Klipot impuras protegen la santidad. Tenemos que superar  la Klipa y volvernos más fuerte que esta. Entonces podemos tocar la santidad. Hasta entonces tendremos que lidiar con las fuerzas impuras si no estamos listos para más.

Por lo tanto, el sistema de las fuerzas impuras, Klipot, juega un papel excepcionalmente importante: es el sistema de protección. Tenemos que aprender a observar todo desde la perspectiva del Creador, y Él no hizo nada en vano.

(28955 – De la 3º parte de la lección diaria de la Cabalá del 12/6/10, Beit Shaar HaKavanot)

Material Relacionado:

Los obstáculos son el lenguaje del Creador

Cuando la oscuridad domina

La medida de la pureza en el trabajo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: