Momentos comprimidos

El éxito en la consecución de la meta no depende de ninguna habilidad especial de una persona. Estamos sorprendidos aún al descubrir que nada de lo que actualmente existe en cada uno de nosotros llega a cruzar a la espiritualidad.

Uno entra al mundo espiritual a través de un filtro fino que no te permite pasar nada de lo que tienes ahora a través de él. Todo se mantiene dentro de tu deseo egoísta, tu mente corpórea; todos los activos del pasado desaparecen y nada se conserva.

El éxito es determinado únicamente por el esfuerzo para compensar todas las dificultades, problemas y decepciones. Si, a pesar de todo, una persona todavía avanza y no retrocede, sólo entonces entra en el mundo espiritual, y esto es lo único que se con lo él se queda. Esta determinación es lo que le da el derecho de entrar. No hay nada más.

Cuando salimos de Egipto llevando las vasijas (Kelim) egipcias con nosotros, deben estar absolutamente vacías: nuestros deseos desnudos llenos de nada. Esto significa que tiramos todos los activos egoístas acumulados en Egipto y no queremos tomar nada de ellos con nosotros. Traemos sólo el pan más básico (Matzá) y las vasijas vacías (deseos), o será imposible salir de Egipto.

Por lo tanto, sólo hay una sugerencia: A pesar de todos los problemas y cargas, decepciones, y la falta de fuerza, continúa empujándote hacia adelante. Esto sólo funciona cuando una persona realmente valora su tiempo y trata de llenarlo lo más que puede, para comprimir simplemente cada momento.

Es muy importante cuánto escribe durante la lección y cuánto circula durante el día, es decir, con qué está llenando su tiempo.

(30879 – De una conversación durante una comida del 24 de Diciembre 2010)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: