No trates de discutir con el Creador

Pregunta: Me gustaría ver a todo el mundo despierto y consciente. ¿Cómo puedo lograrlo?

Respuesta: Tú no puedes salirte de los límites que el sistema común de corrección de las almas revela hoy en día. Y revela mucho. La pregunta es: ¿hasta qué punto podemos afectarlo?

El mundo aún no siente la necesidad de la Cabalá, ya que no puede vincular lo que está sucediendo con su corrección. El hombre no la quiere. Cuando algo malo me sucede, busco alguien a quien culpar y nunca me culpo a mí mismo. Eso es natural para el egoísmo, por siempre volvemos nuestra espalda a la corrección.

En tal contexto, debemos hacer todo lo que podemos. Y lo que no podemos, debemos por lo menos preparar un camino por el cual la próxima generación será capaz de caminar y seguir. El lugar de trabajo te es dado por el Creador, y con Él no puedes discutir.

El mundo está despertando, pero no al ritmo que quisiéramos. El Creador tiene otros planes. Después de todo, las marcas que están siendo impresas en el alma en el camino de la evolución tienen que alcanzar su profundidad. Y esto lleva su tiempo.

Preferimos el pago diferido, sin embargo, habiendo aprendido el diseño del alma, nos damos cuenta de que entre sus dos estados, yacen millones de acciones realizadas en la voluntad de recibir (deseo). A veces, un computador se “congela” durante treinta segundos, y no hay nada que puedas hacer, sólo que esperar.

Y aún así, con el tiempo el proceso se acelera. Usualmente toma media hora  descargar un programa sencillo de Internet, y ahora descargamos películas enteras en medio minuto. Y, aún, en cualquier caso necesitamos ser pacientes: Hay demasiadas acciones que tienen que manifestarse en el deseo colectivo de la Shejina (divinidad). Nuestro impulso a correr se deriva de nuestra ignorancia de la importancia y necesidad de cada una de tales acciones.

Por lo tanto, simplemente, “presionamos el acelerador al fondo”, lo que significa que le damos al mundo tanto como seamos capaces, independientemente de su respuesta. No depende de nosotros. El mundo tiene su propio ritmo evolutivo. Mira los enormes esfuerzos que fueron hechos por Baal HaSulam, y sólo 60 a 70 años después de su apelación desesperada, algo está comenzando a moverse.

No vemos todo el ámbito del egoísmo acercándose a la corrección. Necesitamos contar a fondo nuestras modestas fuerzas para utilizarlas en la difusión con la máxima eficacia. Si no, nuestras palabras se perderán en los oídos de la gente y no se plantará nada en sus corazones.

Hablé de ello con Rabash y algunos otros cabalistas a quien solíamos visitar. Yo los vi ardiendo por dentro y siendo pacientes al mismo tiempo. Ellos estaban “cargados” verdaderamente, pero ¿qué puede uno hacer con un niño que está jugando con sus juguetes? Él necesita tiempo para evolucionar.

Por lo tanto, necesitamos trabajar más duro en el interior, entre nosotros. De esta manera, seremos capaces de pasar el despertar al mundo, a través de la red interior de las almas, y la gente ni siquiera tiene que encender el televisor o asistir a lecturas introductorias.

Pon todo tu deseo en acciones dirigidas a la construcción de la conexión correcta en el grupo solían hacerlo los cabalistas de antes. En cuanto a la audiencia externa, libera los conocimientos necesarios en pequeñas dosis, en el grado de su disposición. Aliméntalos con una cucharita, como lo harías con un bebé.

(28918 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/6/10, “Introducción del Libro del Zohar”, artículo “Quién creó a estos”)

Material Relacionado:

Alcanzando la grandeza de Baal HaSulam

La ciencia de la Luz para el mundo

Los cabalistas acerca de la esencia de la sabiduría de la Cabalá – Parte 17

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: