Observando la vida desde “el décimo piso”

Pregunta: ¿Cuál es el secreto de la vida?

Respuesta: El secreto es cambiar la dirección de esta vida de recepción a otorgamiento, hacia “el amor al prójimo” o al menos hacia el principio, “No le hagas a otro lo que tú mismo odias.”

Tan pronto como comienzas a ir por la dirección del otorgamiento, sales de ese mundo estrecho dónde estás encerrado y operas como un robot, siguiendo leyes deterministas, específicas que están establecidas por adelantado. Nada escapa de las fronteras de la ley. Sólo pensamos esto por el ocultamiento y la falta de conocimiento.

Por ejemplo, supongan que miro hacia abajo lo que está sucediendo desde un décimo piso y veo cómo un carro está por doblar la esquina, mientras que una persona que está entrando en la calle no ve el carro y por lo tanto este lo atropella. O veo como una persona deja su carro en donde se supone no debe, pero ya hay un policía que viene en su dirección para darle una multa.

Veo todo esto desde arriba, ¡Pero las personas abajo no ven nada de esto! ¿Pero esta falta de conocimiento les permite decir que este evento es pura coincidencia? Para mí no es coincidencia porque veo como todo estaba interconectado por adelantado. Esto no es sólo una fantasía, sino una cierta revelación.

En ocasiones vemos un bebé y entendemos que algo va a suceder como resultado de lo que está haciendo. Ya lo sabemos por adelantado, pero él no lo sabe porque carece de conocimiento acerca de sí. Por lo tanto, no tenemos libre elección; existe sólo la falta de conocimiento.

Mientras más profundo revelamos este mundo, más sentimos que estamos apresados en cadenas de hierro. No hay libertad ni en pensamiento, ni en deseo, ni en acción. Lo único que podemos hacer es cambiar nuestra dirección. Nuestro paradigma actual está completamente dirigido a la recepción por nuestro propio beneficio; es completamente limitado y está limitado por nosotros o nuestro deseo.

Sin embargo, somos capaces de cambiarlo hacia lo opuesto, ¡De menos a más! ¡Comienza a otorgar y verás lo que puedes hacer a través de ello! Ya tienes la raíz de ese futuro deseo altruista, “el punto en el corazón.” Sólo debes atraer la fuerza que lo desarrollará. ¡Entonces ya no estarás limitado a este respecto porque saldrás de ti mismo hacia el exterior!

Después de ir a través de todo nuestro desarrollo eventualmente revelaremos que el cuerpo animado donde estamos colocados ¡no contiene nada “humano” aparte de un solo punto! Si te enfocas en el cuerpo, entonces eres un animal, y si estás enfocado en este punto en el corazón, entonces en este revelas al humano.

([28175] De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 30 de Noviembre del 2010, “Cuerpo y Alma”)

Material Relacionado:

Todos los cambios comienzan desde adentro

Elevarse por encima de los problemas en un haz de luz.

Una sencilla fórmula de realidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta