Pásate hacia el lado del Dador

Inicialmente la Luz Superior está en reposo absoluto. Tiene una dirección y una actitud hacia el deseo por placer que creó.

La Luz no cambia. Todos los cambios vienen del deseo que hace contacto con la Luz y atraviesa varios estados, alcanzando a quiénes son o los qué son. Gradualmente el deseo absorbe cualidades y acciones de la Luz, incluso todo esto son “invenciones”.

Del lado de la Luz no hay acciones o cambios, mientras que el deseo por placer cambia en la Luz, dando nombres a los diferentes estados y acciones y atribuyéndolos a la Luz. Sin embargo, en realidad los cambios no vienen de la Luz; el que cambia es sólo el deseo.

Luego el deseo da una definición de qué es una “transgresión” y qué es un “mandamiento”. Define eso de acuerdo a lo que revela en el contacto con la Luz, en la conexión con esta. Un mandamiento es la similitud del deseo con la Luz, la aspiración a ser como la Luz, la equivalencia de forma que este desea. El deseo por placeres revela esto de las cosas que le están sucediendo, de sus reacciones e impresiones.

Y por el contrario, la separación de la Luz, causada por una falta de equivalencia de forma, es una “transgresión”. Esto es porque es contrario al deseo de la Luz.

Por lo tanto, cuando un nuevo deseo despierta por encima del deseo egoísta de una persona y comienza a relacionarlo con la Luz de acuerdo a las intenciones de una persona, la persona determina entonces los niveles de su actitud. Él considera importante su actitud hacia la Luz.

En lugar de temerle al anhelo y al sufrimiento que lo conduce, o la atracción por placer que lo cautiva, una persona constantemente transfiere la importancia de su acción de la recompensa y la sensación personal hacia el Superior, el nivel del cual recibe la Luz.

La Luz es el Dador. Mientras más sea capaz una persona de rechazar su deseo por placer y pasar al lado del Dador, más alto él considera el mandamiento que ahora cumple.

Por lo tanto, cuando una persona toma conciencia de la grandeza del Superior, la grandeza de la Luz, por medio de esto determina su estado, si es un pecado o un mandamiento, tanto como su medida.

(30938 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/27/10, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

¡No hay nada más fácil!

Todas las mediciones se hacen en el grupo

Una pareja inseparable: la Luz y el deseol

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: