Piensa cien veces antes de hacerlo

Pregunta: La gente vuelve todo el tiempo a la misma pregunta: ¿Qué hay que hacer en la práctica?

Respuesta: Si se trata de una acción simple y sin pensar, entonces cuanto menos haces mejor, menos desastres generas. Si sabes trabajar solo con las manos, sin la cabeza, es mejor no hacer nada, así está escrito: “Es mejor que te sientes y no hagas nada”.

Ante todo tenemos que aclarar nuestros pensamientos. Especialmente se refiere a los que estudian seriamente la Cabalá y tienen que convertirse en los maestros para el resto de la humanidad, como la sociedad educativa, que utiliza todos los tipos de medios y que difunde el conocimiento de Cabalá y su metodología. Aquí son simplemente necesarias menos acciones y más aclaraciones.

Pero esto se aplica también a toda la humanidad. Cada uno debe influir en sí mismo, en su deseo. Y por eso ante todo debo pensar en que las acciones internas y externas pueden cambiar mi deseo de tal manera que desearía elevar mi MAN, la plegaria sobre mi corrección.

Con esto en la realidad se terminan mis acciones, solo necesito pedir, sentir la necesidad de cambiar, convertirme en un dador como el Creador, salir de mi mismo afuera, todo esto para agradar al Creador.

¿Cómo puedo conseguirlo? Si para esto son necesarias algunas acciones externas, las haré. Pero básicamente esto requiere unas acciones internas.

Cualquier hombre, el más simple, puede influirse a sí mismo con la ayuda de distintos medios: las películas, la música, el teatro, de tal modo que querrá conseguir unos cambios en sí mismo. Porque cada hombre vive dentro de sus deseos. ¡Y tenemos que pensar acerca de como provocar en nosotros el deseo de cambiarse al otorgamiento!

(31163 – De la lección sobre el artículo “La Cabalá y la filosofía”,  del 29 de Diciembre 2010)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: