Saborea hoy el mundo espiritual.

Es imposible imaginar cómo podríamos vivir si sólo nos viéramos como simples animales. Sin embargo, la humanidad tiene la religión (fe) que ayuda a frenar un poco al egoísmo de alguna manera. Todos estos sistemas de creencia están basados en una idea: la existencia de la vida después de la muerte.

Pero la sabiduría de la Cabalá piensa de otra manera. Afirma que existe un estado llamado “muerte”, en el cual existimos actualmente, y existe un diferente estado llamado “vida”.

Si es así, entonces se deduce que yo existo en este mundo sólo una vez y ¿nada queda después que yo muero? Pero ¿qué puede regresar?, ¿Qué tienes que puedas traer de vuelta? El cuerpo muere y pierde la fuerza que lo obligaba a moverse, cómo un motor que solía trabajar hasta que de repente se para. ¿A dónde se fue esa fuerza? ¿Piensas que regresó, a algún lugar Arriba?, ¿a su lugar de origen? No, las moléculas tan solo dejaron de funcionar. ¿Había algo espiritual en ellas?

¿Cómo es posible que tengamos tales fantasías? Aún el mundo entero vive en tal creencia. Al menos, hay un consuelo que también habrá algo después de la muerte.

Entonces, porque los libros cabalistas afirman que si no nos corregimos durante nuestra vida, regresamos a este mundo de nuevo y entonces ¿continuamos reencarnando de esta manera? Esto realmente es así; sólo necesitamos descubrir lo que esto significa.

En la Cabalá, la fe es alcance. Significa ver y sentir el mundo espiritual, como está escrito: “Prueba y ve que el Señor es bueno”. Yo “tomo” una muestra de Él, con todos mis sentidos, de tal manera; que lo siento a Él en “todas las fibras del cuerpo”. Esto no es fe, es la sensación más real que puede existir.

(27691- De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 25 de noviembre del 2010, “Cuerpo y Alma”)

Material Relacionado:

El amor es una vasija para la luz

Viviendo en la corriente de luz sin fin

Tu veras el mundo invertido

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: