Subiendo los escalones de los deseos hacia el Creador

Después de la Primera Restricción (Tzimtzum Alef) y de la decisión de la criatura de recibir sólo la Luz a través de una pantalla anti-egoístas, comenzamos a existir en una naturaleza de la realidad diferente. La simple ley de recepción de acuerdo con el tamaño del deseo no es la única ley que opera allí, la forma en que estaba en Maljut del Infinito antes de la restricción.

Después de la restricción, se hace imposible recibir cualquier cosa en un deseo abierto. Esta ley opera por encima de nosotros, y si existe un deseo de recibir placer por debajo de Maljut del infinito, la Luz no puede brillar en ella porque tiene que ir a través de esta ley, esta condición que está incrustada en la naturaleza.

Además, no es suficiente hacer una simple restricción. La pregunta es ¿qué quieres después de la restricción y en adelante? En la medida en que deseas llegar a ser como el Creador en tu acción, de otorgar igual que Él, recibes Luz, un pequeño placer llamado “la Luz de Jasadim” (Misericordia) que te llena.

Esta Luz de Jasadim también contiene NRNHY, todos los niveles de Bina, hasta que alcanzas un grado en el que todos sus deseos comienzan a llenarse de la Luz de Jasadim porque tu intención es ser Jafetz Jesed: ¡”No quiero nada para mí! Puedo recibir placer  siendo como el Creador, al no recibir nada”.

Este es el nivel de los justos. Él ve que el Creador no recibe, por lo tanto tampoco quiere recibir. En otras palabras, él está buscando Su acción, no la intención. El Creador no recibe, y yo sólo quiero tener la fuerza para dejar de desear el llenado.

Y entonces la Luz viene a mí y me da una habilidad que me habilita para no recibir, sin importar cuánto se me está dando. Pero en el momento siguiente, desde Arriba se me da un deseo aún más grande de recibir placer.

La Luz desarrolla este deseo en mí y yo desearé recibir una vez más. Y pido de nuevo: “Dame la fuerza para dejar de recibir”, y se me da la fuerza. Y entonces me lleno con placer llamado “Jasadim”, y estoy contento al ser como el Creador, al no recibir.

Y cada vez, mi deseo de recibir placer vacío es incrementado en mí de esta manera, pero en vez de pedir que se llene, lo supero y pido la fuerza de querer ser como el Creador en vez de querer ser llenado. Quiero estar contentado con Jasadim, como GAR de Bina.

Alcanzar GAR de Bina significa que he adquirido el deseo de otorgar. Ahora estoy Jafetz Jesed, he completado el “arrepentimiento por temor”. ¿Qué significa “por temor”? Esto significa no recibir nada para sí mismo, y ser como el Creador al no recibir.

Esto no me hace absolutamente igual al Creador, pero nos hace similares de acuerdo a nuestros Kelim (vasijas). Él no tiene deseos de recibir, y yo sí, pero los he corregido para que ya no me molesten. He adquirido tal fuerza que aún que tengo un Kli (deseo) infinito de recibir placer, está completamente lleno con la Luz de Jasadim, y yo no quiero nada, sólo esto. ¿Por qué? la grandeza del Creador brilla en mí, quiero ser como Él, y disfruto siendo similar a Él.

Después de esto, un nuevo deseo vacío, naturalmente, se me revela. Hasta entonces yo no entiendo lo que es, al igual que en las cuatro fases de la Luz Directa, cuando después de no recibir nada en GAR de la fase Bet (dos), empiezo a entender: “El Creador da, Él es el dador, Entonces, ¿cómo puedo dar en mis acciones, como él?”

Ahora también, mientras me desarrollo de abajo hacia arriba, empiezo a entender que si soy capaz de recibir por el bien de otorgar, me convertiré completamente como él. Esta es mi meta, y los medios son recibir por el bien de otorgar.

¿Cómo puedo hacer esto? Exijo una fuerza adicional de la Luz así me corregiré, habilitándome para recibir en estos Kelim para que el placer que siento sea completamente por el bien de otorgar al Anfitrión. Siento este placer, disfruto todos sus sabores, como está escrito: “Prueben y vean que el Creador es bueno”. Jalo enorme placer de esto, y nada que sienta me confunde. Me aseguro de que todos estos placeres pueden ser sentidos solamente con la condición de que doy este placer a Él.

Entonces siento cuanto le he dado a Él y cuanto lo disfruta Él. Esto hace crecer aún más mis Kelim porque entiendo a Quién estoy complaciendo. Ahora me hago como Él, e incluso más grande que Él, porque ¡estoy dándole placer a Él!

Mis Kelim se expanden aún más allá de los límites del deseo de recibir placer que fue creado por el Creador en mí. Así,  como cuando tenga conexión con el grupo me convierto en el dueño de siete billones chispas espirituales en lugar de sólo una chispa, ahora me conecto con el Creador y me convierto en el dueño de un enorme Kli, tan grande como el Creador a quien otorgo.

Percibo Su Kli, donde Él recibe placer, como mío porque yo lo lleno. ¡¿Puedes imaginar lo qué es esto?! Aquí salimos a otra dimensión. Pero es imposible hablar sobre ello… Este es un proceso gradual de desarrollo, donde cada vez trae comprensión de qué hacer a continuación.

(28588 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá 3 de Diciembre 2010, El Zohar)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: