¡No sufras, más bien disfruta!

Pregunta: Usted dijo que los discernimientos internos empiezan incluso antes del Majsóm, pero ¿qué debería yo discernir si todavía no  he adquirido la cualidad de otorgamiento y estoy completamente sumergido en mi deseo de recibir?

Respuesta: Es precisamente, antes del Majsóm que tú debes discernir que tanto lo deseas todo en la vida para tu propio beneficio. Sin embargo, estos discernimientos son realizados con la ayuda de la Luz.

Yo constantemente verifico: ¿estoy haciendo esto para mi mismo o por el bien de los demás? Hago esto en relación con todos y en todas las direcciones. Constantemente discierno cuales son mis pensamientos y cálculos: “yo lo odio, pero tengo que ascender por encima de esto, porque mi odio viene de mi ego, de mi deseo de recibir. Pero si yo asciendo por encima de mi ego en la intención de otorgar, entonces empiezo a sentir amor por esta persona y actuó por su bien. A pesar de que eso evocará sensaciones negativas al interior del deseo de recibir, en mi intención yo sentiré que he ascendido a la santidad y al otorgamiento”. Estos discernimientos toman lugar  constantemente antes del Majsóm.

Trata de disfrutar del hecho de que estas pisoteando tu ego. Uno podría pensar que esto es masoquismo, un desorden psicológico. Pero no es un desorden porque al mismo tiempo estamos unidos con la cualidad interna futura del otorgamiento, la cual es buena. Tú te identificas con esta nueva cualidad.

Esto no significa que a ti te gusta sufrir. ¡No! Te gusta permanecer dentro de esta cualidad nueva de otorgamiento, y por tanto tú intentas ascender por encima de tu deseo de recibir. A pesar que sufres dentro del deseo de recibir, tú disfrutas en la cualidad de otorgamiento. Y luego de hacer el discernimiento, de repente lo sientes, “¡No hay absolutamente ninguna razón para sufrir!! Al contrario, he cambiado mi deseo de recibir al deseo de otorgar, y ¡esto me permite ascender más aún!

Esto no es simple, pero por la virtud de muchas acciones, sucede. En cualquier caso, el placer es un signo que la acción ha finalizado: tanto en recepción, Klipá, como en otorgamiento, santidad. De cualquier manera, el placer tiene que darse en la consumación. Nosotros disfrutamos de cualquier manera porque la meta de la creación es disfrutar.

(De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/20/11, “La cualidad de la sabiduría oculta, en general”)

Material Relacionado:
El amor por sobre el odio
Las fases de la guerra con el Faraón
El dulce sufrimiento del amor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta