¿Así que quieres ascender? ¡Pídele al conductor!

Pregunta: ¿Qué es lo que tenemos que hacer para que El Zohar encuentre su camino en lo más profundo del corazón, en nuestros deseos y pensamientos?

Respuesta: Abre tu corazón. Nada más se necesita. Lo más importante es no desesperar y no relajarse, y hacer esfuerzos precisamente cuando las cosas se ponen difíciles. El artículo “El conductor de burros” en la introducción del Zohar es exactamente el lugar donde explica que cuando vas caminando y tu “burro” (en hebreo burro es Jamór, proveniente de la palabra Jómer, materia, el deseo de disfrutar) ya no puede llevar su carga, se te envía un “conductor de burros” que ayuda a tu “burro” a ascender.

Este aguijoneará al “burro” con un palo afilado y esto es desagradable.  Sin embargo, te hace seguir adelante. Por lo tanto, si estás de acuerdo en tener un conductor así, los recibirás. Pero tienes que pedir estos estímulos, “aguijonazos”.

Pregunta: Yo sé cómo pedir cosas buenas, pero ¿cómo puedo pedir “aguijonazos” del conductor de burros?

Respuesta: Si no me identifico con mi ego y quiero ser liberado de él, entonces pienso en lo opuesto: Cuántos mas “aguijonazos” reciba, más seré capaz de distanciarme de mi mismo, y escapar para ascender por encima de él.

Estos “aguijonazos” no me hieren, pero si a mi ego. Si me separo y desconecto de él, entonces estamos separados por una distancia y por lo tanto no siento el “aguijón” encima.  El golpe no viene sino para que me aparte de mi ego. Entonces no percibo estos golpes como si me sucedieran a mí, sino a mi “Faraón”, y mientras tanto asciendo.

(32291 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 1/9/11, El Zohar)

Material Relacionado:

Si eres un héroe…

El nacimiento de José

Es difícil ser humano

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: