El odio en el camino hacia el amor

Hablamos sobre el odio que se revela entre nosotros, sin embargo, no necesariamente significa que tengamos que se odiarnos entre sí. No hay tal mandamiento. Vamos hacia el amor.

Pero comenzamos con el alma rota que se divide en miles de millones de pedazos. Tenemos que tratar de volver a unirlos nuevamente. Un mundo global contemporáneo es una indicación de una gran responsabilidad que ha sido puesta sobre nosotros ya sea que lo queramos o no, descubrimos que todos estamos interconectados.

Después de tratar de unirnos, nos revelan el odio entre nosotros. Esta es nuestra naturaleza. El Creador dice: He creado la mala inclinación“. ¿Cuándo se manifiesta? Cuando nos acercamos a la unificación correctamente. Si empiezas a unirte de forma incorrecta, no revelarás el odio, sino que obtendrás resultados parciales, como la indiferencia y así sucesivamente.

Con el fin de exponer el odio, necesitas la Luz de lo Alto. A través de la unificación con los otros, atraes la Luz, y ella ilumina la ruptura, la separación entre nosotros. Entonces sientes tu oposición a la Luz: Este es el odio.

Pero como resultado de ello también empiezas a sentir que estás siendo empujado a, despertar, a la plegaria por la unidad. La misma Luz que te mostró que así como eres te ayuda también. Entonces le pides: “corrígeme” y la Luz lo hace.

Por lo tanto, no intentamos odiarlos a todos. Una persona huye de Egipto, su egoísmo, para elevarse por encima de esto y se unen con los demás. Y entonces, de repente, se descubre el verdadero odio, el Monte Sinaí.

(31332 – De la Lección 1 de la Convención en el desierto de Arava del 12/30/10)

Material Relacionado:
¿Esperaste la redención, la Luz de Jasadim?
¡Deja entrar la Luz!
¡Demuestra que amas!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta