Buceando en las profundidades de la unión

Pregunta: ¿Cómo logramos alcanzar “una plegaria desde lo profundo del corazón”?

Respuesta: Desde lo profundo es cuando en nuestro estado presente, nos sumergimos en estados más exaltados e internos, en donde nuestra interconexión mejora, hasta que se forma “un corazón”. Eso es “desde lo profundo del corazón”, puesto que en lo espiritual, cada grado más interno es el grado más exaltado.

Si en nuestro trabajo, nosotros nos esforzarnos para llegar “a lo profundo del corazón”, tenemos que encontrar la unidad allí. Y no sólo es algún suplemento deseable, sino más bien un Kli (vasija), nuestra corrección. Nada más que el llenado depende de nosotros, de acuerdo a la ley de equivalencia de forma, se desarrollará en el Kli al grado que el Kli le corresponda.

Por lo tanto, nosotros sólo debemos pensar en la unidad. Esta depende de nuestro acuerdo muto del grupo y provee un efecto positivo incluso si sólo dura por un tiempo. Puesto que el hábito se vuelve una segunda naturaleza, vale la pena hacer un trato donde todos piensen sobre la unidad, por algún periodo de tiempo durante el día.

En nuestro mundo, cualquier fenómeno eventualmente declina y expira porque la noción del tiempo le afecta. Puesto que todavía no hemos alcanzado un estado donde el tiempo no nos influya, es recomendable realizar un esfuerzo para mantener un pensamiento inquebrantable sobre la unidad por unas cuantas horas al día, en la medida en que todos sientan que  todo depende de cada uno, puesto que todos los demás ya están conectados.

Como resultado, la persona revelará nuevos fenómenos que lo acercarán a la Luz, es muy probable que al estar ahí, una persona descubra resentimiento, resistencia e incapacidad para unirse. Al mismo tiempo, una persona puede sentir que con la ayuda de alguna fuerza externa, el podrá elevarse por encima de sí mismo y unirse, como si se elevase por encima de la materia. Si esta fuerza sale a la superficie, él la sentirá seguramente.

Dentro la materia (deseo de recibir), él no puede hacer nada. Pero, puesto que él desea desesperadamente ascender y unificarse con los demás, él siente que tiene que existir cierta fuerza que puede ayudarle. Al pasar por la cadena de revelaciones y sensaciones, una persona siente donde y qué tiene que ocurrir. Él entiende las causas de los eventos y los descubre paso a paso.

Nuestra naturaleza, el Faraón, se sienta sobre nosotros y no nos permite unirnos. Con el fin de elevarnos por encima, necesitamos fuerza, y tenemos que pedirla todo el tiempo. Como resultado de estas revelaciones, desearemos dirigirnos al Creador para construir una conexión dentro de nosotros. El primer grado de tal red es llamado el éxodo de Egipto.

(32205 – De la charla “Preguntas sobre la Unidad” del 12/31/2010)

Material Relacionado:
Un breve momento y una vida eterna
¿Cómo podemos desear lo que es más importante en este mundo?
De aprendiz a maestro

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: