Creciendo a partir de opuestos

Nosotros nos encontramos en una parte de la naturaleza, la parte receptora,  y tenemos que alcanzar la otra parte, la parte otorgante. Hoy esa parte es completamente difusa para nosotros porque la transición de un nivel a otro nunca es clara. En dialéctica esto fenómeno es llamado “la ley de la doble negación”. 

El grado siguiente es una mente diferente, sentimientos diferentes y una visión diferente. De hecho, todo es diferente, al tener parámetros completamente nuevos. No estamos hablando de algo ligeramente mayor a lo que tenemos ahora, sino de un nuevo grado cualitativo. En general, en el camino espiritual, cada nivel es completamente diferente del anterior, al despojarnos totalmente de él y obtener las diez Sefirót nuevas.

El orden de ascenso es como sigue a continuación: Nos sumergimos dentro de nuestro deseo egoísta, digamos que una pulgada de profundidad, y lo evaluamos como la maldad de nuestra existencia, deseando corregirlo hacia el bien. Después nosotros ascendemos una pulgada por encima, lo que significa que nosotros comenzamos a avanzar hacia la dirección del otorgamiento, comenzando a ver un mundo completamente nuevo. 

Entonces descendemos una vez más, pero esta vez dos pulgadas de profundidad. Al principio todo está bien: Usamos el mundo, es decir el estado a nuestro favor. Pero después gradualmente comenzamos a descubrir un cuadro horrible y una vez más comienza la transformación del mal en otorgamiento. Una vez que nos deshacemos del mal, ascendemos dos pulgadas y otra vez vemos el mundo del otorgamiento, el cual es completamente distinto al conocido anteriormente.

Mientras más profunda es la inmersión, más grande es el ascenso. Los niveles adyacentes están divididos unos de otros por el descenso y cada uno de sus contenidos es absolutamente diferente. Nosotros continuamente revelamos un  nuevo mundo, sin conocimiento de cómo actuar de un estado al próximo. Los estados son completamente diferentes, incluso cuando nos parecen iguales y creemos que “ya hemos estado aquí”. 

Entonces, ¿cómo podemos hacer la elección? ¿Cómo puedo elegir una dirección y el próximo estado?

Para esto se requiere una acción simple: Entre todos los estados posibles, yo elijo el más complejo, el más difícil para mí ahora, el estado más repulsivo contra mi naturaleza. Así es como yo actúo con relación a mis amigos, en contra de mi naturaleza, y así es como asciendo al próximo estado.

Yo debo, elegir continuamente el estado espiritual opuesto al máximo a mi estado actual. De esta manera, recepción y otorgamiento crecen uno a partir del otro. Esta es la ley de la doble negación. Esta ley es el fundamento para la vida vegetativa, del crecimiento de las células vivas, el camino de nuestros pensamientos, y otros. Todo se desarrolla cuando tenemos estados opuestos crecientes, uno a partir del otro.

(De la lección del 17 de Enero 2011, Shamati)

Material Relacion:

El inicio de un nuevo grado espiritual

La unión de los corazones es la unión de biná y maljut

Entorno apropiado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: