Déjame tener tus deseos

Pregunta: ¿Cómo nos unificamos unos con los otros?

Respuesta: Tengo un deseo de alcanzar un propósito elevado, ascender al mundo superior hacia el Creador, la raíz de mi alma, a algo desconocido. Cada persona tiene el anhelo de alcanzar la raíz, con el fin de su vida. Esto ha sido plantado en todos, pero en una persona surge en la encarnación actual (Gilgúl), en otra se manifestó en la anterior, y en el tercero va a despertarse en la vida futura.

Mi raíz se encuentra en el Creador, desde donde descendí a este mundo. Y ahora, finalmente, tú y yo hemos empezado a aspirar hacia arriba. La raíz del alma, el punto en el corazón, despertó en ambos.

Ni tú, ni yo podemos adquirir algo con nuestros puntos en los corazones. Pero lo haremos si los unificamos, si añades mi punto en el corazón al tuyo y yo hago lo mismo con el mío. ¿Cómo lo hacemos? Tenemos que tratar de conectar en nuestros corazones. La unidad en sí misma vendrá desde Arriba, por medio de la Luz que Reforma, pero para que eso ocurra, tienes que recoger los deseos espirituales de todas las personas que están aquí sentadas.

Los adquieres pidiéndolo. Todo es guiado por el deseo, puesto que es la materia de la creación. Deseo, que la extensión de sus deseos dirigidos al Creador sean míos. Quiero que aparezca dentro de mí un gran deseo que abarque todos los deseos individuales.

Comienza a pensar en ello y verás cómo te sientes mucho más cerca de la gente, no físicamente, sino internamente. Comenzarás a sentir lo que sus corazones desean, y tu propio deseo espiritual desde un punto crecerá a una esfera, un “mundo”, una “vasija”.

Finalmente, en este deseo reconstruido, sentirás una vida espiritual actual. Por lo tanto, demanda: “¡Quiero tus deseos! ¿Necesitas los míos? Estoy dispuesto, tómalos. Pero primero hagamos un grupo donde todo el mundo quiera conectar su corazón con el corazón de los amigos“.

(31341 – De la Lección 1 de la Convención en el desierto de la Aravá 39 de Diciembre 2010)

Material Relacionado:

Cuando cae la noche

El significado espiritual de luz y oscuridad

“Déjame ir, pues ya ha amanecido”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: