El gobierno superior es siempre perfecto. ¿Yo lo soy?

Pregunta: ¿En qué momento el Creador decide: “Eso es todo, he terminado. Te he sumergido en la desesperación total “?

Respuesta: ¿Vale la pena preocuparse por ello? El Creador es una fuerza que no cambia, una ley inflexible, la perfección, la eternidad, y la consistencia. No hay cambios en Él, todo depende de mí. Dependiendo del lado por el cual me dirija a Él, esto determina el tipo de respuesta que recibiré, en perfecta correspondencia con el curso destinado para el propósito de la creación.

El Creador es el mundo del Infinito (Ein Sóf) donde voy a encontrar el Kli (vasija), la Luz perfecta, una pantalla perfecta (Masáj), y donde se recolectan todos los esfuerzos, decepciones, éxitos, y todo lo demás. Ahí es donde me están llevando mis Reshimót (datos de información).

De este estado perfecto, desde los trazos perfectos de la imagen final, recibo fuerzas motivadoras, de acuerdo con mi estado personal. Soy guiado hacia adelante por pequeñas dosis de desesperación y de fuerza, iluminación y ocultamiento, es decir, por el gobierno multifacético y complejo.

Yo, sin embargo, no sé en qué combinación vendrán estos u otros principios. Esto está determinado por el diseño del alma que alcanzo gradualmente por al avanzar más y más. Es en el alma que alcanzamos la unión con el Infinito, y por lo tanto, comenzamos a realizar los puntos de conexión, junto con todas sus partes, hasta que se vuelvan uno.

(32275 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 01/09/2011, “¿Cuáles son los poderes que se necesitan para el trabajo?”)

Material Relacionado:
El ocultamiento es por nuestro propio bien
Un Gobierno Superior multifacético
Preparándonos para la eternidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: