La última incógnita en la ecuación

Los descensos me muestran que yo nunca realizare la importancia del Creador por mi cuenta, nunca saldré de mi egoísmo ni encontraré fuerza interior dentro de mí. Sin embargo, cada descenso me enseña algo diferente, al iluminar diferentes debilidades, cualidades y fases en mí. Los descensos son seguidos por ascensos, pero al final, de una manera u otra, yo siempre descubro mi impotencia.

Al principio, yo deseo satisfacer mi egoísmo, que es llamado “saber cuántos ángeles existen en el cielo”. Luego, yo cambio mi enfoque hacia el Creador, deseando  “atraparlo a Él”, ver el mundo espiritual. Me parece que la puerta para los cambios tiene que abrirse delante de mí en vez de hacerlo dentro de mí.

Y finalmente, empiezo a entender que los cambios tienen que ocurrir en mi interior. Yo atrapo el hilo de la respuesta a mi pregunta: La redención tiene que llegar del exterior, porque yo ciertamente no soy capaz de hacerlo por mí mismo.

Este trabajo es realizado con la ayuda de descensos y ascensos hasta que una persona llega al umbral de la verdad, al entender que todo depende de él, en el cambio de su percepción. La Luz te da la fuerza para hacerlo, no la encontraras dentro de ti.

La demanda es todavía egoísta, pero ya ha bajado su cabeza ante la Fuerza Superior para que esta lo cambie. Entonces, gradualmente está de acuerdo con el hecho que todo viene de Arriba.

En la próxima etapa, la persona entiende que tiene que adquirir la cualidad de otorgamiento en vez de la cualidad de recepción. Su demanda es egoísta, pero ya es un paso hacia adelante.

Después que él trabaja con el entorno con el fin de inducir la Luz esta lo elevará a un tesoro espiritual. Al aprender sobre la noción del grupo, él se hace dependiente de eso, todavía esperando derivar algún beneficio para sí mismo.

Después de eso, la Luz realmente trae de vuelta a una persona a la Fuente. Esto es así porque él ha construido todo correctamente y sólo queda un parámetro por cambiar: la intención, el resultado final, ¿Para el beneficio de quién él desea alcanzarla?

Es así como reducimos el camino: Al dirigirnos al Creador a través del grupo con el pedido correcto.

(De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 05 de Enero 2011, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

La experiencia del descenso no tiene precio

Cuando lo imposible se hace posible

¿Dónde está el placer?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: