La unificación es un trabajo espiritual

Recibo la fuerza para llegan a la espiritualidad desde el entorno, y esta es una fuerza única. Llegamos a la sabiduría de la Cabalá con un deseo por espiritualidad, pero este deseo es egoísta: obtener tanto el mundo presente como el futuro.

Este enorme deseo empuja a la persona hacia adelante, pero cuando el intenta unirse con los amigos, tiene que anularse y aumentar la importancia del amigo. De tal modo, que eleva su actitud hacia el amigo a un nivel espiritual mínimo. Se anula, desea unirse, y reconoce al amigo como el importante.

Es una tarea muy desagradable, repugnante, pero no hay otra opción: Debemos unirnos. Y si lo hacemos, recibo del amigo la importancia de la meta, la fuerza para ascender. Esta fuerza es espiritual. Después de todo, a fin de volverme hacia el amigo, me anulado y elevo su valor. Puesto que me relacioné con él de acuerdo a la norma espiritual, la importancia del amigo, recibí de él la fuerza para ascender a pesar del hecho de que él es igual a mí.

Incluso si actúo fuera de la desesperación, porque quiero obtener el mundo espiritual de manera egoísta, recibo el verdadero poder del amigo, el cual me eleva por encima de mí mismo. Actuando de esta manera con los amigos, adquiero el enfoque correcto hacia la espiritualidad. Por otra parte, los amigos pueden no prestar atención a esto, ni siquiera ser conscientes de lo que me alimenta con poder espiritual. Lo adquiero por  medio de la realización de un acto egoísta, anulándome en relación con ellos a pesar de la fuerza del resentimiento.

Es muy difícil, pero si logro superarme a mí mismo, recibo de los amigos la fuerza para seguir avanzando. Esta es la esencia de nuestro trabajo, y este es el objetivo de la próxima convención.

(25865 – De la lectura del Día de la Unidad del 31 de Octubre del 2010)

Material Relacionado:

Hay un depósito a tu nombre que te está esperando

Ayúdeme a entender lo que quiero

¿Qué oculta esta chispa de luz?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta