El camino hacia la Luz pasa a través del mal

Pregunta: Quiero escapar de “Egipto”, de mi ego. ¿Cómo puedo permanecer en este temor de no regresar a mis deseos egoístas otra vez? ¿Cómo puedo construir cada vez una pantalla más fuerte, capaz de resistir el inmenso placer del otorgamiento para que  este no vuelva a recibir otra vez?

Respuesta: Invierte en la Luz tanto como sea posible. Es decir invierte en la conexión con los otros ya que la Luz se revela en la conexión entre las almas.

Una vez estuvimos en un estado completamente diferente. Estuvimos juntos en un sistema de un alma única donde todas nuestras almas estaban completamente conectadas las unas con las otras, y la Luz del Infinito las llenaba sin límite. Este mundo se llamaba “El mundo del Infinito” un deseo llamado “un alma” completamente llena por la Luz.

Después,  este deseo se rompió y se dispersó en muchos fragmentos  como un plato que se destroza en muchas piezas, y no hubo conexión entre ellas. Es por esto que todo el llenado que solía  estar en este “plato”, toda esa Luz, desapareció.  Si tú pegas este “plato”, empezarás a sentir el llenado en él.

Todo el problema yace en el hecho de que no hay vasija (Kli) en la cual puedes revelar el llenado. La Luz está alrededor del “plato” pero no puede revelarse debido a que no hay conexión entre estas piezas, estas no pueden sostener la Luz.

Por lo tanto, todo nuestro trabajo se encuentra en la conexión. Debo estar listo para unirme con los otros, y entonces sentiré la Luz la cual se revela dentro de nuestra unión.

¿Cómo puedo alcanzar la unidad? Sólo el pensamiento en esta, inmediatamente me quita cualquier deseo. Supón que esto se parece a cuando quiero unirme con los otros, entonces, empiezo a darme cuenta que mi deseo no está completamente direccionado a esto. En primer lugar, tengo que revelar  cuán roto estoy actualmente, cuán lejos estoy de la unión con los otros. No quiero esto, e incluso, lo odio.

En todo este proceso, hasta el final de la corrección (Gmár Tikún) revelamos cuán opuestos estamos para unirnos, cuánto lo odiamos, y cómo estamos listos para cualquier cosa pero no para esto. Incluso si estamos listos en el mundo espiritual, por encima del Majsóm (La barrera que nos separa de la espiritualidad) en cada grado hay estados (Klipót, cáscaras) en donde odias al Creador, la unidad y la Luz.

Es por esto que la revelación del mal es un estado necesario y esencial en cada etapa. Cuando revelo el mal, significa que me uno a él. No puedo mirarlo desde un costado; debo sumergirme completamente en él. Debo sentirlo dentro de mí, incluyendo a Faraón y Moshé (Moisés) y la lucha entre ellos.

Es por esto que nuestro trabajo consiste sólo en atraer la Luz que Reforma.

(30694 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/24/10, “La perfección en la vida”)


Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: