Preparándonos para la eternidad

Pregunta: Baal HaSulam escribe que para avanzar por medio de la Luz (“Ajishéna”, aceleradamente) tengo que tomar mis propiedades malvadas y convertirlas en propiedades de amor. Pero usted dice que descubriré mis cualidades malvadas o mi inclinación al mal, sólo tras cruzar el Majsóm (la barrera que nos separa de la espiritualidad).

¿Así que por el momento, parece que no avanzo por vía de la Luz, sino por medio el sufrimiento (“Beitó”, a su debido tiempo)?

Respuesta: En cualquier caso, hasta cierto punto ya reconoces tu mal dado que estás en la fase de preparación. Puedes existir en cuatro niveles de desarrollo:

1. Como todas las personas comunes en el mundo;

2. En la etapa de preparación;

3. En la propiedad de “Jafétz Jésed” (quien no desea nada para sí mismo);

4. En la propiedad de amor.

“Jafétz Jésed” y amor son niveles espirituales; “como todas las personas comunes” y “en la etapa de preparación” son corporales. La corporalidad significa la intención “para uno mismo”; espiritualidad significa “para otorgar”. El mundo espiritual está separado del material por el Majsóm.

Cuando estás en la espiritualidad, por una parte, tienes una inclinación al mal, la materia de la creación; por otra, tienes una inclinación al bien y la Luz que Reforma. Debajo, en el mundo material, ellos no existen.

Pero incluso ahora, estando en la fase de preparación, aun así tienes algún reflejo de la espiritualidad, un entendimiento aproximado de las líneas izquierda y derecha, ascensos y descensos. Por esto es llamado preparación. Y es con lo que estás trabajando.

De cualquier manera, estás avanzando. Tienes una idea de lo que está escrito en los textos cabalísticos aun cuando por ahora, es sólo en su proyección sobre tu sustancia egoísta. Aun así, entiendes y sientes algo ¡Es un gran logro! ¿Es inútil el tiempo de preparación? Puede durar décadas ¿Y qué? ¡Pero pasas por él y entras en la eternidad!

Por lo tanto, no menosprecies el tiempo de preparación. Estás experimentando un proceso muy intenso, grande y poderoso ¡Y debes valorarlo! Si una persona no lo aprecia, se ve privado de todo su poder. Debemos permanecer constantemente en este proceso y cada vez añadirle un poco más al organizar convenciones, convenciones más poderosas, acompañadas por un discernimiento más profundo.

Incluso los descensos se vuelven más claros, más nítidos, y eres capaz de reconocer mejor sus causas y reconocer las propiedades internas. Y eso es lo que importa.

(30647 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/23/10, “Paz en el Mundo”)

Material Relacionado:
Manteniendo la Luz a toda costa
Insufla vida dentro del sistema
El elusivo componente clave


Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta