¿Quién es el último de la fila en recibir la Luz?

Pregunta: ¿Hoy soy incapaz de pedir incluso por mi propia corrección, entonces cómo puedo pedir por el mundo entero?

Respuesta: Pedir por uno mismo o por el mundo es lo mismo. Supongamos que no tienes aire suficiente. Pero todos tenemos que respirar, así que si otros no lo tienen, no lo tendré tampoco, y si hay aire, será para todos. No puede ser cortado en rebanadas.

Es imposible pedir la corrección individual ya que la corrección está basada precisamente en nuestra unificación. Uno no puede pedir la Luz para uno mismo porque la Luz es una fuerza universal de otorgamiento que habita entre nosotros. Si soy un componente de un circuito eléctrico, ¿Cómo puedo pedir que la corriente eléctrica pase sólo a través de mí? no puede llegar a mí si no pasa por todo el circuito.

Esto debe ayudarnos a comprender la naturaleza del mundo global, integrado el cual estamos comenzando a sentir ahora. No puedes pedir nada para ti mismo; eso no ayudará. Si sigues tratando de aislarte, sólo atraerás más golpes sobre ti.

Tu petición para ti mismo, tu proteccionismo, “separatismo” te ayudará sólo a tomar conciencia de tu maldad ¡Serás forzado a admitir que estás pidiendo incorrectamente! ¿Y cómo puede este conocimiento ser pasado hacia ti si no es mediante golpes? Mientras más ruegues por tu propio bienestar, más serás apaleado hasta que aprendas que no puedes pedir sólo para ti mismo.

Verás que no sólo no funciona, sino que además trae un resultado opuesto. En cierto punto caes en cuenta de que el llenado sólo puede ser colectivo. Y si no lo reciben todos, ¡entonces tú tampoco lo recibirás, porque eres el último en la fila!

Entiende lo que el Creador quiere enseñarte. Y mientras más rápido lo captes, mejor. Después de todo, si Él tiene que usar un cierto número de golpes para mostrarte tu lugar justo al final de esta cadena, ¿Cuánto tiempo estás dispuesto a sufrir? Mejor aprende rápido para que puedas comenzar a vivir en correspondencia.

Ciertamente, justo ahora te parece absolutamente irreal e indeseable. Pero por otro lado, no hay otra opción: vas a tener que llegar a la misma conclusión de cualquier manera. Así que intenta lo que puedas para engañar a tu egoísmo y adelantarte a los golpes al pedir la corrección para todos al menos de manera artificial.

Durante la lección, pidamos a la Luz que venga y nos de esta experiencia, entendimiento, dirección, una mínima aspiración por esta meta. Hagámoslo por razones prácticas al menos, con el fin de evitar los golpes. Después de todo, cada uno recibe el llenado de último.

(33500 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 23 de Enero del 2011, Talmud Eser Sefirot)

Material Relacionado:

Cómo lidiar con los golpes

Desenrollando la cadena de reshimot.

Yo soy el primero y yo soy el último

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: