Saliendo del callejón sin salida del egoísmo

Cuando salimos al mundo exterior, descubrimos la fuerza general que incluye tanto el otorgamiento como la recepción. Este es la fuente de todo lo que ocurre y ella llena todo. Es la fuerza de la razón, pensamiento y plan de la fuerza general de la Naturaleza.

La llamamos “el Creador” porque descubrimos que en relación con nosotros esto es el creador. Sin embargo, aún estamos hablando de una fuerza de “inclusiva”, que incluye todas las demás fuerzas.

Al estudiarla, estudiamos sus componentes, las leyes de la naturaleza, las leyes espirituales de la naturaleza del otorgamiento que están por encima de nuestro estado normal, terrenal. Al mismo tiempo, empezamos a entender cómo es construido nuestro ser terrenal, viendo la fuente de las leyes que operan en nuestro mundo.

Como resultado, una persona entiende por qué existe y cómo salir de diferentes situaciones en las que él mismo se ha metido con su visión unilateral del mundo. Él comienza la reconstrucción de sí mismo y de la sociedad que lo rodea, y esto no sucede coercitivamente, sino de manera voluntaria. Al revelar las verdaderas leyes de la naturaleza, una persona naturalmente actúa de forma diferente. Viniendo desde el mismo egoísmo, entiende que no puede actuar de otra manera.

Hoy en día, automáticamente actuamos con el mayor beneficio propio en mente. Y más adelante también actuaremos de forma automática de la misma manera, pero con una consideración por la parte general: que dependen unos de otros y son un todo. Veremos el panorama completo, todo el sistema global entero, cerrado y por lo tanto, actuaremos de forma totalmente diferente.

Lo más importante para nosotros es descubrir este cuadro general, entonces, naturalmente no cometeremos errores. Hacia allí es a donde nos lleva la Cabalá.

Al grado en que  nos desarrollemos, revelamos gradualmente nuestra naturaleza egoísta. Sin embargo, en general ya lo hemos asimilado, después de haber agotado todos los instrumentos egoístas de alcance del mundo por medio de la ciencia y la tecnología, así como en la comunidad humana y las relaciones familiares. Vemos que hemos llegado a un callejón sin salida.

Allí es cuando surge una necesidad real de conocimiento adicional. Hoy estamos en el borde, la transición a la sensación de la siguiente parte del universo. Ya está aquí, entre nosotros. A veces la llamamos una dimensión diferente porque lo que importa es la forma en que mides las cosas: Cuando tú cambias tu punto de vista, ves fenómenos completamente diferentes en el mismo volumen.

Así es como descubrimos un nuevo mundo.

(32965- De la lección en Moscú del 1/16/11, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:
Romper la pared entre los mundos
Atrapa “el buen destino” por la cola
Un breve momento y una vida eterna

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: