“Si el burro cae…”

Pregunta: ¿Qué debemos hacer si una persona deja el grupo? ¿Deberíamos tratar de traerlo de regreso?

Respuesta: Si una persona decidió que ya no quiere venir al grupo, debemos respetar su decisión ya que no hay coerción en espiritualidad  Esto es lo primero.

En segundo lugar, incluso si una persona dice que no desea continuar con sus estudios, mañana todo puede cambiar.  Por lo tanto, debemos tener un acercamiento flexible hacia esto. Si el grupo trata de traerlo de vuelta varias veces (por lo general dos veces), pero aún no ha regresado, deberemos dejarlo solo. No está permitido acercarnos a él más.

En la Guemará, hay una ley: Si una persona está caminando en un campo y ve que el burro de otra persona cayó bajo la presión de la carga, debe ayudar al burro a recuperarse y colocar la carga en él.  Si esto sucede por segunda vez, debería hacer lo mismo: levantar al burro y ponerle la carga sobre él.  Si después de las dos primeras veces el burro cae de nuevo, la ayuda no puede ser ofrecida nuevamente porque el animal es incapaz de soportar la carga.

Un burro (“Jamór” en hebreo) simboliza la materia (“Jómer”) de la que estamos compuestos. Y su equipaje es la carga en cuestión que se es capaz de soportar.  Y si tu amigo “cae”, después de haber tratado de traerlo de vuelta dos veces, déjalo solo. ¡Es su elección!

(32870 – De la lectura introductoria en el Norte de Tel Aviv del 12/19/2010)

Material Relacionado:
¿En qué deberías invertir tu tiempo?
¿Qué sucede cuando uno cae dos veces?
El conductor de burros

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta