Un material espiritual único

¿Que constituye el trabajo de nuestra organización? Por un lado, hacemos trabajo interno destinado a la transformación de sí mismo realizado por todos en su corazón (deseo). Este trabajo está oculto a los extraños y al mundo, y aunque hablamos mucho, se hace en el corazón, invisible en la materia o actos físicos. El resto de nuestro trabajo se refiere a la producción de materiales y medios de comunicación para hacer circular la sabiduría de la Cabalá ya que somos una organización educativa para niños y adultos.

Para lograr esto, tomamos los materiales de nuestras lecciones diarias donde estudiamos los artículos escritos por Baal HaSulam y Rabash. Lo que producimos se convierte en la base de lo que se va a utilizar también en el futuro. De hecho, además de esto, no hay nada más en el mundo que pueda relacionarse con el trabajo espiritual auténtico: la revelación del Creador.

Nadie en nuestra generación está trabajando en la creación de un método práctico de  transformación del hombre y del mundo, excepto nosotros. Si no estructuramos este método correctamente, de acuerdo con su contenido interno y forma de comunicación, entonces no completaremos la tarea depositada sobre nosotros, nuestra responsabilidad ante la humanidad. No debemos tener miedo de distanciarnos por estas exaltadas palabras. Más bien, así es como tenemos que sentirnos con respecto a nuestra asignación.

Sin embargo, no podemos esperar a la lección final para elaborar un mensaje de ella y enviarlo al mundo. No sucederá a menos que trabajemos a fondo en cada lección, escribirla, analizarla y clasificarla por temas, grados de exaltación y percepción. Los criterios de evaluación pueden variar, pero la clave es organizar el material y liberarlo en el mundo.

En cualquier caso, nada reemplazará a un libro. Puede tener una forma diferente, pero aún tendrá el texto. No vamos a escapar de eso. Si una persona desea sumergirse en el contenido habiendo escuchado la lectura en la televisión, entonces él debe ver las letras ante sus ojos. Después de todo, las letras son formas espirituales para ser leídas por la mente y el alma.

Por lo tanto, debemos asumir el trabajo de la creación de textos muy en serio y considerarlo como la máxima prioridad. Una lección que debe ser escrita, seguidamente destacar las definiciones clave, sus clasificaciones, y utilizar varios tipos de análisis del texto. Es esencial contar con un texto bien escrito para que la gente pueda hacer referencia a él. Cuanto más puedan trabajar con él, más intensivo será su avance.

Debemos estar agradecidos de que tenemos este tipo de trabajo, que estamos ocupados en cosas por encima de este mundo y no somos absorbidos por las cuestiones de la existencia animada. Nosotros difundimos el conocimiento sobre el Creador en el mundo, y es bueno si tenemos dificultades de vez en cuando y nos sentimos inseguros y confusos. Evidentemente, Él quiere que estemos preocupados.

(30884 – Charla sobre la renovación de las lecciones matinales del 12/17/10)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: