¡No agregues demasiada especia!

Cuando estamos leyendo el Zohar, debemos siempre pensar acerca de la conexión entre nosotros, y basados en este constante y poderoso pensamiento, solo debemos escuchar ligeramente el texto, tanto como sea posible, como si fuera un ingrediente, una especia. El pensamiento sobre la unidad tiene que ser poderoso e incesante. Solo en el momento en que seamos capaces de hacer esto, entonces agregamos el texto a este pensamiento, es decir al pensamiento y a la sensación de unidad. Esto tiene que hacerse con la condición de que este basamento, el pensamiento constante sobre la unidad, no desaparezca o se haga más débil.

Podemos fácilmente tener la intención correcta si solo supiéramos que El Zohar, así como toda la Torá, hablan solo acerca de las formas de conexión entre nosotros, sus características especiales, todo lo que sucede entre nosotros, de esto es de lo que nos habla el Libro de Zohar.

Por lo tanto, estamos hablando acerca del mismo asunto, el punto de unidad entre todas las personas y yo mismo. Este punto contiene todas las posibles formas de conexión entre todo el mundo y yo. De eso es de lo que habla la Torá.

Por lo tanto, si me dirijo correctamente, entonces entenderé que se está refiriendo solo a lo siguiente: ¿Qué tipo de conexiones existen entre nosotros? ¿Cómo las puedo corregir? ¿Cómo puedo lograrlo?

En cuyo caso queremos entender lo que hemos estudiado, aun cuando no sabemos que es. Fuera de la aspiración para alcanzarlo, unirnos en un deseo integral o Kli, y de discernir todas las formas de conexión de las que nos habla la Torá, la Luz que Reforma viene y crea una conexión, trayéndolo a la Luz. Entonces nosotros la revelamos instantáneamente.

(35967 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 21/02/11, El Zohar)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: