Anticipándose a la Luz que reforma

Siempre experimentamos dificultad extrema cuando estudiamos algo relativo al Partzúf Adám HaRishón (“el primer hombre”), que consta de dos partes, la masculina y la femenina, Adán y Eva (Zajár y Núkva). Esta podría ser la más simple de las cosas, pero dado que nuestras estructuras son diferentes (este tiene la estructura espiritual, mientras que nosotros tenemos la estructura material), en nuestro caso 1 +1 = 2, y en el suyo, 1 +1 = 3 (como está es escrito: “Marido y mujer, el Creador, la Shejiná (Divinidad), entre ellos“). Y no somos capaces de entender esto.

No necesitamos todos esos infinitos detalles que son descritos en el Talmud Eser Sefirót, los estudiamos sólo con el fin de atraer la Luz que Reforma. Y dentro de todo el contenido que discutimos, está nuestra intención, la expectativa de que la Luz vendrá. Eso es todo lo que estamos hablando.

Pero tenemos que tener en cuenta que se habla de mí, la estructura de mi alma, de los estados espirituales diferentes que atravesamos. Yo no los siento todavía, pero todos ellos me son dados por una razón: para vivir a través de cada estado, de principio a fin. No puedo escapar de ningún estado descrito en el libro.

Cada uno de nosotros pasa a través de los mismos estados en este camino. Por lo tanto, el trabajo de un estudiante es adherirse al superior, al maestro. Después de todo, el superior ya ha pasado por estos estados, y al aferrarte a él, pasarás a través de ellos también. Atraemos la Luz, es decir, al estudiar lo que está escrito acerca de tu alma.

(35210 – De la 3 parte de la lección diaria de Cabalá del 13 de Febrero del 2011, el Talmud Eser Sefirot)

Material Relacioando:

Lleva tu odio hacia la luz

Las fases de alcance de la cabala

La enseñanza del exilio

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: