El llamado de la Luz del futuro

Pregunta: A través de nuestras vidas, a menudo experimentamos sufrimiento. ¿Cómo podemos trabajar con él? ¿Por qué existe el sufrimiento y cómo debemos enfrentarlo?

Respuesta: Es imposible avanzar sin el sufrimiento. Hasta no llegar a nuestra meta final, continuaremos avanzando por medio de la fuerza del sufrimiento.

El sufrimiento se presenta cuando siento que algo me falta. El sufrimiento real no es necesario; puedo sacar placer del sufrimiento. Cuando sé que me espera una suculenta comida y estoy a punto de engullirla; si estoy a punto de encontrarme con alguien que amo, un amigo, y que algo bueno está a punto de ocurrir, entonces ya no se trata de sufrimiento. La sensación de hambre, de vacío, despierta en mí el gusto anticipado de la alegría y el llenado futuro. 

Por consiguiente, nuestro problema entero no radica en experimentar una carencia en el momento presente sino determinar si en un futuro la carencia tendrá un llenado. Si lo tendrá, entonces para mi es tan dulce como la sensación de hambre ante una gran comilona. Puedo anticipar que la satisfacción está por llegar. Vamos a suponer que esta noche tienes una cita con la persona amada, y estás a la expectativa del encuentro. ¿Es posible que te sientas miserable?

En otras palabras, el problema no radica en mi condición, sino más bien en si existe un placer que me llama desde lejos, o no existe. El problema es que las personas no pueden percibir un futuro prometedor delante de ellos y por consiguiente sufren. Si supiéramos que todos los problemas que tenemos hoy se van a resolver satisfactoriamente mañana, no experimentaríamos las penas que tenemos, sino que sería como una apertura, una preparación necesaria que precede al llenado.

Por consiguiente, todo el problema está en revelar el futuro en nuestro estado actual, ese futuro en que todo estará bien. Tiene que “brillar” para nosotros como una cita fascinante.

Esta será la respuesta a nuestras aflicciones. Estaremos de acuerdo en atravesar por todos los estados desagradables: los ascensos y descensos las confusiones de nuestros sentimientos y de nuestra mente como necesarias para la corrección espiritual.

Sin embargo, si por medio del entorno, tenemos la certeza que nos aguarda un futuro brillante, cualquiera de nuestros estados presentes no aparecerán como sufrimiento. Los percibiremos como sensaciones necesarias, un hambre integral antes de la satisfacción maravillosa de un banquete.

(34144 – De la Lección 1, Convención de Berlín del 1/28/11)

Material relacionado:

La vida te parecerá maravillosa…

El dulce sufrimiento del amor

Disfruta cada momento de la vida

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: