El Padre Superior y la Madre que nos entiende

Todo el universo se divide en tres partes:

1. La raíz de la Luz a la que pertenece todo, comenzando con el mundo del Infinito, los cuatro estados de la Luz Directa, y el punto inicial de la creación de todo el camino hasta Átik y Árij Ánpin del mundo de Atzilút. Todo esto se llama la raíz o la fuente de la Luz de Mójin (Jojmá, Sabiduría).

2. La actual Luz de Mójin (Jojmá) destinada a los seres creados, la cual anhelamos cariñosamente, existe en Aba ve Íma (padre y madre) del mundo de Atzilút.

3. Todo lo que sigue pertenece a los seres creados que reciben la Luz de Mójin: ZON (Zeir Ánpin y Núkva) del mundo de Atzilút, así como todo lo que encuentra debajo de él. En esencia, todos los mundos de BIÁ (Beriá, Ietzirá, Asiá) y todas las Klipót (cáscaras) son también parte de ZON.

Necesitamos entender en todo su detalle las diferencias entre la fuente de la Luz (Átik y Árij Ánpin, y Aba ve Íma) para ser realmente capaces de conectarnos con Aba ve Íma. Después de todo, la raíz de los seres creados está contenida dentro de ellos, y tenemos que alcanzarlos. Ellos son llamados “Padre y Madre” en el estado de apareamiento sin fin (Zivúg de Lo Pasík).

Para su creación, Átik y Árij Ánpin toman las partes del deseo después de la ruptura, que no tienen ninguna relación con ellos. Esta es la razón por la que resultó ser tan infinitamente alta para nosotros, y sirven como fuente de la Luz de Mójin.

Átik toma de GE (Galgálta ve Eináim) de Kéter del mundo de Nekudím. En cuanto a Árij Ánpin, además de tomar la parte inferior, AJáP (Ózen, Jótem, Pe) de Kéter del mundo de Nekudím, Árij Ánpin también “roba” por sí mismo las partes superiores, las mejores, de todos los Partzufím restantes que contienen toda la Luz (GAR de Aba, DAR de Ima, siete Keters). Él lo toma todo para sí mismo y sigue siendo independiente de cualquier cosa que suceda abajo con nosotros, los seres creados.

Resulta que Aba ve Íma del mundo de Atzilút sólo reciben la parte inferior (ZAT) de Aba ve Íma del mundo de Nekudím, las partes que llevaron a la ruptura. Esto significa que han sido dañados por la ruptura, ellos tienen la culpa de esta. Ellos tuvieron que cancelarse, y aunque ellos mismos no se rompieron, aún sufrieron.

Ahora, precisamente estos Aba ve Ima están reuniendo nuevos Partzufím de las vasijas rotas, los deseos del mundo de Nekudím, que realmente nos ayudan con la corrección. Esto se debe a que ellos alcanzan el “apareamiento sin fin ” (Zivúg de Lo Pasík) y el “Santo de los Santos” (GAR de la Luz de Jojmá), pero todo esto que alcanzan en los deseos que han sufrido y llevan a la ruptura.

Ahora, mientras alcanzan el “Santo de los Santos”, que son capaces de cuidar de nosotros, porque han pasado por todos los defectos y los corrigieron. Ellos están dispuestos a cuidar de nosotros y a salvarnos de cometer errores. Ellos pueden ser verdaderos “Padre y Madre” superiores para nosotros. Somos muy afortunados de que deseos de tal altura estén ahora al frente de nuestro proceso de corrección.

(32413 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 01/10/2011, Talmud Eser Sefirot)

Material Relacionado:

Los tres niveles

La Luz de nuestra vida

No podemos aprender de los errores del pasado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta