La globalización en las circunstancias familiares

Baál HaSulám, “La paz en el mundo“: No se sorprendan si mezclo el bienestar de un colectivo particular con el bienestar de todo el mundo, porque de hecho, ya hemos llegado a tal grado que la totalidad del mundo es considerada un colectivo y una sociedad.

Lo cual significa que, puesto que cada persona en el mundo extrae la esencia de su vida y su subsistencia de todas las personas en el mundo, está obligado a servir y cuidar del bienestar del mundo entero.

Nosotros no sentimos esto aun en toda su extensión, y es simplemente porque el egoísmo oculta de nosotros la imagen verdadera. Sin embargo, hemos entrado en una nueva era, incluso sin sentir esta transición hacia la dependencia total en todo el mundo.

Ayer mismo se celebró un “servicio familiar”, para que todos tengamos las necesidades vitales en nuestros propios países, dado que hoy no vamos a ser capaces de producir alimentos, ni ropa, ni nada de forma separada del mundo. De pronto descubriremos que no tenemos parte de los alimentos, maquinaria, y así sucesivamente. Ha surgido una situación totalmente nueva: Ahora no hay un detalle en el mundo que podría ser honestamente descrito como tuyo, sin un pensamiento sobre los demás.

Hoy en día es imposible no estar conectado con todos. Y eso significa que tenemos que crear el sistema de relaciones correspondiente, porque el bienestar del individuo y del mundo depende el uno del otro.

A través del prisma del egoísmo nos parece que podríamos ser capaces de deshacernos de la mitad de la humanidad sin mucho daño. Esto es posible tecnológicamente y, además, varios millones de personas aparecen como una carga inútil y nada más. Sin embargo, es necesario recordar que no vemos el cuadro general. En realidad, tenemos una “situación familiar”, similar a la que las personas mayores ya han proporcionado para la generación joven y son incapaces de trabajar por más tiempo, mientras que la juventud crece con el fin de aceptar más adelante lo que ha sido preparado para ello.

Lo mismo está ocurriendo con todo el mundo, aunque en una forma diferente. Incluso si una persona no hace nada y sólo vive de la mendicidad, o incluso si vive de alguna miseria en algún lugar remoto de África o de la India, sigue siendo parte del sistema común y tenemos todavía que descubrir cuán importante en esto es cada persona. Incluso los detalles que parecen inútiles desde nuestro punto de vista, son importantes y necesarios para la totalidad.

El cuerpo humano también contiene muchos órganos y sistemas cuyas funciones no se han descifrado todavía por completo. Pero gradualmente descubriremos que ni un solo detalle puede ser descrito como innecesario.

Por lo tanto, tenemos que usar cada objeto de acuerdo con su propósito vital sin destruir nada. Cualquier otro enfoque resultará destructivo, especialmente para la persona que recurrirá a él.

(34808 – De la lección sobre “Paz en el Mundo” del 04 de Febrero del 2011)

Material Relaciondo:

En el camino del caos a la armonía

El amor, la familia y el propósito de la creación

La naturaleza exige que nos relacionemos entre nosotros con amor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta