La ley de “seguir a la colectividad”

En su artículo “La Libertad”, Baál HaSulám escribió que de acuerdo con el plan del gobierno superior, una persona debe vivir en una sociedad y seguir sus leyes.  Y la ley de vida de la sociedad es la de “seguir a la colectividad”.

Pero ¿realmente significa que tenemos que actuar en concordancia con las masas más ignorantes, incivilizadas y primitivas, que prevalecen en el mundo?  En muchos países hoy en día, las personas viven exactamente como vivían cientos de años atrás. Ni siquiera han sido muy impactados por los progresos tecnológicos; han aprendido a utilizar solamente los beneficios externos y no recibieron ningún cambio en lo interior, ninguna cultura interior.

En verdad, sin embargo, la ley de “seguir a la colectividad” nos obliga a trabajar nominalmente en el fomento de la colectividad en todo el mundo. Después de todo, el mundo necesita ser elevado al nivel donde todos entenderán que la perfección se alcanza solo a través de la unificación total. Y nosotros no tenemos opción: es imposible instaurarla por la fuerza desde arriba, por algún pequeño grupo de personas que desean hacer una revolución.

En otros tiempos, el mundo vivía bajo el poder de sus gobernantes, pero ese tiempo ya pasó. Así fue como la humanidad existió durante el período del exilio. Pero ahora, a medida que entramos en la era de la corrección, la época de la “generación del futuro”, es imposible vivir de las viejas costumbres.

En un futuro cercano, veremos que las masas serán cada vez más determinantes en la toma de decisiones, mientras que los gobiernos y jefes de estado estarán solo para seguir al pueblo. Después de todo, el mundo se ha globalizado.

Por lo tanto, es necesario aplicar todo nuestro esfuerzo para educar a las grandes masas así como elevarlos al grado de la corrección final sin importar su nivel actual. Y de hecho, la gente no necesita aprender ninguna ciencia complicada; solo necesitan saber cómo relacionarse entre ellos de manera correcta. Por el contrario, la conexión entre las personas se da no por la vía de la mente, sino a través del corazón. Es la sabiduría del corazón.

La ley “seguir a la colectividad” significa que tenemos que volcarnos hacia la mayoría, y es desde esta sencilla y amplia masa, que todos los cambios vendrán, y no de aquellos que poseen el poder, la riqueza y los estudios científicos. Los sabios dijeron: “La Torá vendrá de los hijos de los pobres”.

La transformación depende precisamente del grado desde el cual elevaremos nuestra vasija espiritual colectiva (Kli).

(35089 – De la 4º parte  de la lección diaria de Cabalá del 11 de Febrero del 2011, “La Libertad”)

Material Relacionado:

De baal hasulam esto es para yehuda

No pierdas el tiempo que te ha sido dado

Uno con el creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: