Las flores espirituales bajo el sol espiritual

El lenguaje cabalístico “de las ramas” es el lenguaje de quienes han alcanzado la espiritualidad. Es incomprensible a la persona que no haya alcanzado la conexión de las ramas con las raíces espirituales.

Primero, yo tengo que comenzar a sentir el mundo superior. Después, escuchar las palabras que pertenecen al mundo inferior, y comprenderé claramente a qué fenómeno del mundo espiritual, en el cual yo existo junto con los autores de los libros cabalísticos, se están refiriendo. Yo adquiriré un lenguaje común con Rabí Shimon, Baál HaSulám, ya que yo también estaré al mismo nivel, en el mismo lugar al que ellos se refieren.

Ya que yo existo en este mundo en mi cuerpo físico, yo conozco cual es el significado de las palabras de este mundo: “sol”, “tierra”, “vegetación”, “burro”.  Ante todo, me vuelvo familiar con los términos mismos, y luego escucho sus nombres: palabras, lenguaje. Yo atribuyo a este objeto real y perceptible, “el sol”, un nombre en cualquier idioma. Así es como nosotros nombramos todos los fenómenos de este mundo, creando, de tal modo, un lenguaje y esto nos permite la compresión de lo que está siendo descrito.

 

Si yo existo en el mundo espiritual también, yo alcanzo una realidad adicional llamada “sol”, “tierra”, “vegetación”, “burro”. Yo siento estas propiedades y conozco sus nombres.  Ahora,  el autor de un libro cabalístico comienza a explicarme la conexión entre todos estos fenómenos en el mundo espiritual usando las palabras de este mundo. Como yo existo en el logro de la conexión entre las ramas materiales y las raíces espirituales, es evidente para mí que él se refiere al mundo espiritual. Este lenguaje de las ramas se convierte en mi idioma; y  explica todo para mí.

Cuando enseñamos a un niño a hablar, le mostramos objetos y los nombramos. Así es como podemos explicarle todo a un “niño” en el mundo espiritual también.  Para esto él necesita sentir la realidad espiritual y descubrir como se le llama. Eso es, él necesita ayuda para entender la conexión entre las ramas y la raíz, así como la conexión entre las partes de la realidad espiritual.

Los cabalistas nos enseñan cómo encontrar nuestro rumbo en el mundo espiritual con la ayuda del lenguaje de las ramas. Pero primero necesitamos sentir lo que son el sol, la hierba o las flores espirituales….

Hay términos espirituales que la persona aun no siente, mientras un cabalista le ayuda a percibirlos. Este lenguaje nos avanza, nos construye. La conexión dentro del lenguaje nos explica el significado de las palabras o porque las palabras están compuestas por diferentes letras en particular. Esto es porque en hebreo, la forma de las letras y su orden en el mundo indican las propiedades del objeto espiritual que tiene ese nombre particular. Es así como la información espiritual es transferida a nosotros.

Este lenguaje está, de hecho,  preparado para nosotros,  porque todas las palabras, de Arriba hacia abajo, están interconectadas. Hemos nacido en este mundo, lo sentimos y llegamos a conocer la conexión entre los mundos. Ahora tenemos que levantarnos desde el mundo inferior al mundo superior, y tomamos todo lo que hay en este mundo, el conocimiento de todas las ramas y sus nombres, y comenzamos a ascender equipados con ellos.

La conexión dirigida a la raíz se ha extendido hacia arriba, hacia el Infinito. Cada nivel contiene todo lo que existe en nuestro mundo, pero cada vez esto se revela de una manera más cualitativa, lo que significa que todo eso está fuertemente conectado con una sola y unificada raíz.

(34985 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 10/02/2011, “La Esencia de la Sabiduría de la Cabalá”)

Material Relacionado:

Siémbrate en suelo fértil

Cada momento tiene su razón

Transformación sobrenatural

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta