Llevando al niño hasta el punto del libre albedrío

Pregunta: ¿Si llevo a los niños de acuerdo con el método de la Cabalá, podría ser que los estoy alejando de su libre albedrío?

Respuesta: ¿Qué significa criar niños de acuerdo con el método de la Cabalá? Esto implica que te esfuerzas en introducirlos en el entorno, en prepararlos para los textos cabalísticos, al llevarlos hasta el punto de la libre elección, para que se den cuenta de que el hombre es llevado por la Luz que Reforma. Esto es precisamente lo que tienen que evocar.

Inicialmente, “el hombre” (Adám) es la raíz del alma, y se supone que debe atraer todo lo demás a sí mismo con la Luz que lo desarrolla. Esto es de lo que se trata nuestro libre albedrío. Estamos conducido ya sea por la Naturaleza, o evocamos una fuerza especial que se encuentra por encima de ella. No es fácil. Esto requiere que una persona se supere, luche contra el impacto del entorno común y trabaje para atraer la influencia de la Luz. Si llevo a mis hijos a esto, ¿le quito su libre albedrío? No, no lo hago.

En primer lugar, ellos pueden ignorar no sólo la tradicional “comida para bebés”, sino lo que tú mismo les estás enseñando. No hay ninguna diferencia entre estos.

Una persona recibe el libre albedrío sólo cuando surge un punto de un nuevo deseo en él, que anhela el desarrollo personal que le permitirá tomar decisiones independientes en vez de ir detrás de ti y tu “educación“. Por lo tanto, al enseñarle tú mismo, adherido a ello, aun no vas más allá de la tradición, aunque esta tradición está más cerca del punto que tiene que desarrollarse.

Vemos que esto es lo que sucede en el mundo de hoy. Pero antes, la humanidad tuvo que desarrollarse a través de la religión. Está escrito sobre Abraham que envió al mundo los hijos de sus concubinas y les ordenó imponer las diversas religiones.

El judaísmo también fue fundado después que la sabiduría de la Cabalá desapareció de la vista de la gente durante la caída del Templo, cuando cayó desde el grado del otorgamiento y amor al odio y egoísmo. Desde entonces, el pueblo judío actúa sólo en el plano externo, corporal. En vez de trabajar internamente en la transformación del alma, purificando el deseo con la Luz que Reforma, estamos llevando a cabo acciones físicas mecánicamente, sin corregir el corazón.

De eso se trata la religión, a diferencia de la sabiduría de la Cabalá, es externalidad en vez de interioridad. Por esta razón, la Cabalá es considerada como la esencia interior de la Torá.

Sin embargo, el exilio está llegando a su fin puesto que le fue asignado un tiempo determinado. Los cambios han comenzado, y el punto de libre albedrío es eclosionando en los corazones humanos. Ellos quieren salir de la educación forzada y probar por sí mismos: “¿Quién quiero ser? ¿Cómo puedo ser mi propio guía? “

Entonces, la persona hace una elección: Él necesita un nuevo tipo de educación. No del tipo que la sociedad se la está proveyendo, él quiere recibirla directamente del Creador. Deja que el Creador se la dé a él para que pueda ser llamado “hombre” (Adám), que es similar (Domé) al Supremo.

Por lo general, nuestra formación está basada en que recibamos ejemplos de aquellos que nos rodean y volvernos similares a ellos. Ahora, me gustaría recibir un ejemplo del Creador para que yo pueda llegar a ser como Él.

(35070 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11 de Febrero del 2011, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

Unámonos y convirtámonos en un corazón espiritual

Los niños y el libre albedrío

Abriéndonos camino hacia el creador.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta