Lo que exigen las personas cuando salen a las calles

Pregunta: En las semanas pasadas, hemos visto como en varios países las personas salieron a manifestarse en contra de sus gobiernos como si estuvieran protestando por su incapacidad de tomar parte en el gobierno de su país

¿cómo les podemos ofrecer las ideas de la Cabalá acerca de la unidad integral de manera que sientan que esta puede darles una solución?

Respuesta: Es una pregunta muy importante que se está volviendo cada vez más vital en estos días. Es una cuestión de unidad que las personas esencialmente exigen. En otras palabras, una persona pregunta: ¿Cómo puedo yo, un hombre común que vive con dos dólares al día (como lo hacen por ejemplo las masas en Egipto), decidir algo en esta vida?

No pueden dejar las calles e ir a casa porque de otra manera, tendrán que regresar a esta vida de extrema pobreza la cual está “avaluada en dos dólares al día”. Pero por ahora, al estar protestando, tienen una sensación de ser capaces de controlar, de hacer algo. Sienten que el poder está en sus manos, y no en las manos del gobierno.

Esta exigencia no puede ser resuelta al añadir un dólar extra por día para sus necesidades. Es necesario pensar qué darles a esos millones de personas para que sientan que han recibido el poder de gobernar y hacer cambios. Y hoy día, es realmente un problema universal, global, que está comenzando a involucrar masas cada vez más grandes en el mundo.

Los gobiernos comienzan a ponderar: ¿Qué deben hacer? Hay líderes políticos listos para renunciar a sus posiciones y ceder ante varios cambios, pero eso nunca satisfará a su pueblo. Aun estamos por ver muchas manifestaciones y revueltas, hasta que la decisión finalmente salga a la superficie: Debemos asegurarnos de que la última de las personas, la más simple, llegue a sentir que él también está a cargo, y que tiene honor, poder, y respeto por sí mismo.

¡Los humanos crecieron! Están saliendo a las calles y sienten que la situación les pertenece. Cuando sienten esto es imposible sobornarlos incluso con dinero porque tal estatus no será suficiente para ellos. Y continuarán despertando, creando un predicamento bastante amenazador. Yo no veo cómo serán capaces los gobiernos de controlarlo.

Incluso si un gobierno reemplaza a otro y acepta a los representantes del pueblo, tan pronto como estos estén en el poder, se alejarán del pueblo. Tan pronto como ponen sus manos ahí y lo empiezan a disfrutar, en la cima, una persona que vive en su asentamiento urbano, o en una aldea remota ya no lo verá como su representante.

Estamos por ver esta tendencia en el desarrollo político en el futuro próximo. Al final, no habrá otra opción disponible. La humanidad llegará a un estado en el que afrontará una pregunta: ¿Qué podemos hacer para ser iguales? En realidad, sólo cuando todos se sientan iguales, la persona puede sentir que él o ella es la cabeza del gobierno, toma decisiones, y es importante.

No significa que uno deba tener un poder directo sobre los otros, sino que uno necesita sentirse así en el interior. Y es posible lograrlo pero sólo a través de la unificación de las personas hacia las que nos estamos moviendo.

Los sociólogos aun no se familiarizan con ese fenómeno, y producen pronósticos muy cuidadosos, y superficiales. Pero pienso que en esos países en los cuales esto ya comenzó, no puede ser detenido. Un gobierno debe temer a un pueblo que ya ha probado su habilidad de cambiar algo y ponerse a cargo. Hasta que todos se sientan iguales entre sí, no tendrán paz. Y hacia allá es hacia donde va el mundo.

(35613 – De la 4º parte  de la lección diaria de Cabalá del 02/17/2011, “Introducción al libro, Paním Meirót uMasbirót”)

Material Relacionado:
El pasado dependió del Creador, pero el futuro depende de usted
¿Es el orgullo una forma de egoísmo?
El orden para la ascensión espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: