Los cabalistas en la Torá y los mandamientos, Parte 30

Queridos amigos, por favor, hagan preguntas acerca de estos pasajes de los grandes cabalistas. Los comentarios entre paréntesis son míos.

¿Qué es una oración?

Debemos entender lo que nuestros sabios dijeron: “Uno no debe encontrarse en deuda” (Shabat, 119). En consecuencia, uno no puede corregir sus acciones, porque él nunca verá que sus acciones son corruptas ni que requieren corrección. Por lo tanto, uno siempre debe permanecer corrupto.

El asunto es que, es sabido que el hombre fue creado con una naturaleza de querer deleitarse sólo a sí mismo. Por lo tanto, en todo lo que aprende, desea aprender cómo puede él disfrutar. Así, si una persona desea disfrutar, naturalmente evitará aprender otras cosas diferentes a lo que su corazón desea, porque esta es su naturaleza.

Por esta razón, quien desea acercarse al Creador y aprender cosas que muestran maneras por medio de las cuales otorgar al Creador, debe orar al Creador para que le dé un corazón diferente, como está escrito, “Crea para mí un corazón puro, oh Dios”. Esto significa que cuando él tiene otro corazón, cuando el deseo en el corazón es un deseo de otorgar, entonces, en todo lo que aprende, naturalmente verá maneras que muestran sólo la forma de otorgar al Creador.

Sin embargo, nunca se verá en contra del corazón. Está dicho al respecto, “y Yo quitaré el corazón de piedra que hay dentro de ti, y Yo te daré un corazón de carne”.

Rabash, Peldaños de la Escalera, “Uno aprende sólo donde su corazón desea”

Material Relacionado:

Los cabalistas en la Torá y los mandamientos, Parte 28

Los cabalistas en la Torá y los mandamientos, Parte 27

Los cabalistas en la Torá y los mandamientos, Parte 26

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta