Los pasos hacia la unión con el Creador

Pregunta: ¿Cómo podemos lograr la unidad?

Respuesta: Unidad significa que de acuerdo con todos los deseos del Dador y el receptor, los dos se unen uno con el otro, como el invitado y el anfitrión en el famoso ejemplo de Baál HaSulám.

El invitado no tiene nada que dar al anfitrión, además de su actitud, al proveer esto, él desarrolla la misma actitud hacia el anfitrión que el anfitrión tiene hacia él. Es decir, no tomamos en consideración el hecho de que el invitado utiliza su apetito, y el anfitrión, su poder. En un principio ellos se encuentran de esta manera: uno es el Creador, y el otro es la creación.

Pero si eliminamos estas condiciones iniciales, el hecho de que uno es el Creador y el otro es la creación, puesto que tienen que alcanzar la igualdad total, entonces ¿bajo qué criterio pueden ellos ser iguales? De acuerdo con su actitud, la cual construyen sin ninguna conexión con lo que existió antes.

Es decir, tenemos que ascender en las relaciones entre nosotros sin importar que Él es el Creador, Él es el principal, y Él me creó en el deseo de disfrutar y hace lo que quiere conmigo, porque todo esto inicialmente proviene de Él, que es la Raíz Superior. Y no importa que yo, la creación, sea incapaz de hacer nada más que eso.

Sin embargo, si Él y yo alcanzamos este estado, en el cual tenemos oportunidades absolutamente iguales, entonces fuera de nuestra igualdad de oportunidades deseamos alcanzar también la adhesión y la unidad. En primer lugar, el Creador y la creación tienen que alcanzar el estado en el que ambos son totalmente iguales e independientes el uno del otro, la creación del Creador y el Creador de la creación.

Una vez que seamos iguales y tengamos la oportunidad de crear alguna conexión entre nosotros que cada uno de nosotros desee libremente, alcanzamos el estado en el que deseamos sólo el amor, la unidad y la adhesión entre nosotros.

Como Baál HaSulám explica, el invitado y el anfitrión llegan a un estado en el que dependen el uno del otro en la misma medida: el anfitrión del invitado y el invitado  del anfitrión, como los niños y los padres. Entonces ambas riendas, el deseo de disfrutar contenido en la creación y el deseo de otorgar que tiene el Creador se aparejan entre sí y se obligan la una a la otra. Y aunque por un lado, el Creador es capaz de hacer cualquier cosa, esto no indica nada, porque Él siente amor por la creación y este amor Lo limita, habilitándolo a Él para hacer sólo lo que dicta el amor, en vez de lo que Él puede hacer.

Eso significa que la fuerza del amor es la fuerza de la restricción, la fuerza inversa que opera en el Creador. Esta no te deja hacer nada. No puedes destruir a la persona que amas. Las reglas del amor.

Por lo tanto, la condición de la unidad es la igualdad, de oportunidades, fuerzas, capacidades, y de libertad de expresión. Una vez que la igualdad esté allí, entonces fuera de todas estas oportunidades activamos precisamente la fuerza del amor y alcanzamos la unidad.

(De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 14 de Febrero del 2011, El Zohar)

Material Relacionado:

Dos niveles de arvut (garantía mutua)

Precipitándose hacia adelante para evitar ser abofeteado ligeramente

Pasando las chispas de la luz al enemigo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta