Mientras más grande es el ego, mayor es la corrección

Pregunta: ¿Qué podemos aprender de los estados internos actuales? ¿Cómo debemos aproximarnos correctamente a ellos?

Respuesta: La aproximación correcta es no centrarse en ninguno de ellos. La clave es seguir creciendo hacia adelante. Una persona no puede evaluar un estado interno en el que se encuentra él o ella. Hasta que no lleguemos a la final de la corrección, no sabremos si hemos conseguido algo en absoluto.

De hecho, estás siendo sometido a un proceso de corrección sin parar. Por otra parte, cuanto más avanzas, más corrupto te sientes. Después de haberte reparado y absorbes las propiedades superiores a un cierto grado, con su ayuda, puede ver lo lejos que estás de los otros niveles a los que aún estás por ascender.

En el grado final, Iesód, lo incluye todo. Debes absorber todo lo que hay y llegar a la corrección final de Iesód. Sólo entonces tú recibes la iluminación del Sabbat y empiezas a sentir que estás de pie en el umbral de la corrección final.

Por lo tanto, sólo esperamos continuar en el camino sin enfocarnos en el hecho de que cada vez es más difícil. Las etapas más difíciles son consideradas como “signos del Mesías”, ya que es ahí donde nuestro Aviút (grosor del deseo) se incrementa.

Por ello, en comparación con nuestros patriarcas, nuestros estados son más pesados, pero gracias a ello, estamos dispuestos, somos capaces, y ameritamos atraer mayores Luces. A pesar de que ellas se visten con los patriarcas, sin embargo somos nosotros los que las evocamos.

(34588 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 06 de Febrero del 2011, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

Elevándome por encima de todas mis posesiones

El llanto de rabí shimon

Un bebé que estaba avergonzado de comer

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: