No nos ayudará jugar al amor

Pregunta: ¿Por qué tenemos que estudiar para atraer la Luz superior? ¿Por qué la Luz no puede influir en nosotros mientras que trabajamos en el grupo de la forma en que se influye en un niño mientras él está jugando? ¿Por qué no nos es suficiente que juguemos el juego del “amor a los amigos” para alcanzar el amor?

Respuesta: Durante el estudio tratamos de unirnos y definitivamente necesitamos la Luz para desarrollarnos. Esta Luz no viene al tratar de unirnos. Tiene que venir a nosotros desde el mundo superior, desde el estado o nivel más alto.

No crecemos como animales, es decir, no crecemos en el mismo nivel. Un niño pequeño que quiere volverse mayor sólo crece dentro de su ego, sin transformarlo “por el bien del otorgamiento”. Sólo se convierte en un animal más adulto.

Pero en nuestro trabajo espiritual, en todos los niveles tornamos nuestro ego al otorgamiento y es por eso que necesitamos la Luz que Reforma. Por lo tanto, no es suficiente que “juguemos” en el grupo con el fin de alcanzar el amor de amigos, porque este amor es contrario a nuestra naturaleza. Yo juego al amor, pero al hacer eso no voy a alcanzarlo.

Si la gente desea unirse para alcanzar la meta egoísta que nuestro ego entiende, como ganar un juego o ganar dinero, entonces no tienen ningún problema en unirse. Pero si tenemos que cambiar nuestra naturaleza, nuestro ego no entiende por qué es necesario unirse con otros, y por eso no podemos hacerlo. He oído muchas quejas. La gente viene a nosotros y pregunta perplejo: “¿Estas son las relaciones que tienen ustedes, los cabalistas? ¡Pero tiene que haber infinito amor aquí! Y en su lugar, ¡mira lo que está pasando aquí!” La gente de fuera no lo entiende.

Si introduces una sociedad externa que tiene una meta egoísta clara, verás que están unidos porque entienden que juntos pueden alcanzar metas tales como, tener éxito en algún negocio o construir una casa. Pero no podemos unirnos porque la unidad entre nosotros es posible sólo al romper el ego, mientras que en la sociedad externa esto sucede al incrementar el ego.

Es por eso que tenemos además que evocar la Luz que Reforma. Sólo la influencia de la Luz puede unirnos. Sólo podemos revelar el odio entre nosotros. En la sociedad externa, que está unida por la meta egoísta, las personas revelan el amor entre ellos, mientras que nosotros revelamos el odio. Esto se llama “Monte Sinai”, la montaña de odio. Entonces necesitaremos la Torá, la Luz que Reforma, porque sólo podemos unirnos con su ayuda.

Es por eso que el odio sólo se revela en un verdadero grupo de cabalistas, y entonces ellos tienen que estudiar con el fin de atraer la Luz que los une. Pero la Luz los une por un instante, y entonces ellos revelan una vez más el odio para seguir avanzando al atraer la Luz hacia ellos. Y así es como ellos constantemente tienen que atraer  la Luz puesto que de lo contrario, se sumergen en el odio. El odio es su ego, “ayuda contra ellos”, que les ayuda a avanzar en este camino.

Es por eso que necesitamos el grupo y tenemos que tratar de unirnos a pesar de que nos es claro que no vamos a lograrlo por nuestra cuenta. Sin embargo, debemos tratar de no colgarnos de la cabeza al enfrentar este juego. Y tenemos que estudiar juntos con el fin de atraer la Luz que Reforma, porque tenemos que realizar esta revolución dentro de nosotros, puesto que no nos unimos sin la necesidad de adquirir el atributo del otorgamiento.

Las sociedades exteriores se unen de manera egoísta, mientras que nosotros nos unimos sólo en virtud del otorgamiento espiritual mutuo. Si la Luz nos influye y nos une entre nosotros, entonces, en el Kli común entre nosotros, inmediatamente revelaremos al Creador. La fuerza común que se revelará entre nosotros es el Creador. Entonces nuestro deseo de disfrutar se convertirá en el deseo de otorgar.

(35407 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 15 de Febrero del 2011, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

Un amor para todos

Jugando por una nueva verdad

No es solo un juego

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta