Otra solución

En el camino, frecuentemente erramos. Pensamos que hay alguna otra fuerza aparte del Creador, la cual puede ayudarnos. De pronto nos sumergimos una vez más en nuestra ocupación o hobbies. Al haber perdido la fe en el avance espiritual, comenzamos a confiar en nosotros mismos o en otros de nuestro círculo.

Estamos rodeados de muchos obstáculos que nos alejan: un poco de religiosidad, un poco de misticismo, y otras maneras  de darle emoción a nuestra existencia. Pero todo esto es temporal. Al final de tales búsquedas (que pueden durar bastante), la persona aun se encuentra en el mismo lugar. Cae en cuenta de que está ante un muro aquí y que definitivamente debe revelar al Creador sin importar nada más. Y el problema no está en el hecho de que no lo quiera.

El estado superior al que una persona debe ser llevada es especial. Debo elevarme sobre el egoísmo no para poder sentirme bien. En ese caso, simplemente elijo el mejor entre dos estados, lo que significa que actúo basado en el antiguo principio egoísta. Se espera que una persona desee algo más.

Baál HaSulám lo describe en el artículo “No hay nadie más aparte de Él”: si una persona ha cometido un pecado, debe ciertamente arrepentirse y sentir el haberlo cometido, pero aquí también, debe poner el dolor y la pena en el orden correcto: Dónde coloca la causa del pecado, ese es el punto del que debe arrepentirse.

Entonces, uno debe tener remordimiento y decir: “Cometí ese pecado porque el Creador me arrojó de la santidad hacia un lugar de suciedad….”

Lo mismo es cierto para un estado de ascenso: Una persona debe claramente darse cuenta de que ocurre solamente porque la Luz se lo está elevando en ese momento.

El ascenso espiritual ocurre en dos etapas: en la primera etapa una persona se siente completamente dependiente de la fuerza gobernante superior. La segunda etapa es cuando cae en cuenta que todo lo que lo gobierna tanto en el exterior como en el interior es justamente la misma fuerza. Tanto el bien como el mal siguen siendo eso. No existe ni la recompensa ni el castigo. Y naturalmente no hay nada más adelante ya que todo está programado y el es un simple instrumento que implementa, en las manos de la Luz.

Más tarde, el punto en el corazón despierta en una persona, con la ayuda del cual es traído al entorno. El entorno correcto está compuesto por el maestro, los textos cabalísticos y el grupo. Al hacer un esfuerzo por trabajar con ellos basada en las antiguas reglas, la persona todavía no puede recibir nada espiritual ya que se conecta a ellos a través de su egoísmo.

¿Por qué necesitamos todas esas etapas? Y hay muchos más grados internos, mucho más sublimes por sobre ese. Todos ellos están diseñados para demostrarle a la persona que tiene que haber otra solución: actuar no para sentirte bien en tu egoísmo, sino para vincularte con el entorno fuera de ti, con la fuerza que parece ser externa a ti: el Creador.

(34354 – De la Lección 4, Convención de Berlín del 01/29/2011)

Material Relacionado:
Compensando la falta de conocimiento con fe.
Las interferencias que llegan en nuestro camino son la ayuda desde Arriba
En todas las situaciones de la vida, tu comportamiento lo debe determinar sólo la Meta espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta