Tú los rompiste, ahora arréglalos

“Introducción del Libro del Zóhar, artículo “Regocijo en los días festivos y no dar a los pobres”, ítem 175: Fue dicho que en los días festivos, el Creador viene a ver Sus Kelím rotos. Esto se debe a que en los días buenos, cuando uno guarda las Mitzvót de alegrarse en un buen día, debido a toda la abundancia que el Creador le da, el Creador va a mirar Sus Kelím rotos, por medio de los cuales el hombre tiene la oportunidad de participar en las Mitzvót en Lo Lishmá [no sólo por el bien del otorgamiento, sino también para beneficio personal con el fin de llegar a completar el otorgamiento].

En este artículo El Zóhar dice que nosotros tenemos que utilizar nuestras propiedades en cualquier situación para elevarlas a la adhesión. Tienes que ensamblar una estructura correcta de todo lo que hay a tu disposición e identificar tus Kelím (vasijas) rotos, así como tu estado corregido, en la medida en que puedas imaginarlo correctamente dentro del grupo. Si un estado está corregido o si está corrupto depende de tu actitud hacia el grupo: el actual y el deseado.

Mi actitud actual hacia el grupo es la siguiente: yo soy un egoísta y quiero que todos estén exclusivamente en mi servicio. Ese es el estado actual. Y el deseado es cuando me veo al servicio del grupo, de los amigos, alcanzando la adhesión con ellos, e incorporándome dentro de ellos.

La discrepancia entre estos grados es mi lugar de trabajo. Cuando, después de todos mis esfuerzos, me doy cuenta que soy incapaz de lograr algo, yo lloro, grito, le pido al Creador, a la Fuerza Superior, a la Luz Superior que creó toda esta realidad, que corrija su acto. Él lo hizo, mientras que yo revelé lo que Él ha creado. Y ahora yo demando la corrección.

Entonces, ocurre la corrección. ¿En qué? Es que yo mismo me siento en adhesión con el entorno, con el grupo. Entonces, en esta adhesión también revelo la conexión con el Creador, con la fuerza que ha corrompido y, entonces, debido a mi plegaria, corregí el estado y por esta razón mora conmigo en ella.

Y si por el contrario, no utilizo correctamente mis facultades, propiedades, condiciones y todo lo que se me revela, significa que soy negligente con todo lo que el Creador ha preparado para mí. Y entonces viene el tiempo descrito como: “El Creador viene a mirar sus Kelím rotos“, que Él ha quebrado a propósito, para darnos la oportunidad de descubrir nuestra independencia.

Si no hago estas correcciones en lo que se me revela, es como si yo entrara en una “pelea” con Él, y Él me enseña lo que tengo que hacer de una manera indeseable. Así es como educamos a un niño que no quiere escuchar.

(34605 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 06/02/2011, “Introducción del Libro del Zohar”)

Material relacionado:

Unámonos y convirtámonos en un corazón espiritual
Como romper el muro entre nosotros
Cada uno es un punto cada uno es el infinito

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta