¿Cómo podemos hablarle al mundo sobre la fuerza de la unidad?

Pregunta: ¿Cómo podemos explicar el método de la enseñanza cabalística en la ONU?

Respuesta: Cuando me encuentro con políticos y activistas religiosos que representan diferentes religiones, les hablo de la educación por medio de un entorno adecuado. Cuando las personas se unen entre sí de la manera correcta, descubren una fuerza adicional de unidad dentro de su entorno. Esta fuerza tiene su raíz en la naturaleza misma e influye en todo el mundo.

Cuando un grupo de personas se unen realmente, cuando cada persona se conecta con los demás, entonces esta fuerza de unidad, la fuerza superior, literalmente, nace entre ellos. Se instala entre ellos y adquiere un lugar, su propia existencia. Así es como se expresa la fuerza común unificada del grupo, que apoya a todos los amigos.

En la Cabalá, nos referimos a esto como “unión”. Esto se refiere a la única fuerza oculta en la naturaleza, que se manifiesta dentro de nuestra unidad. Podemos llamarla “el Creador” o no, pero de una manera u otra, es una fuerza real de la naturaleza que percibimos y con la cual trabajamos.

Viene y trabaja conmigo de acuerdo con ciertas leyes. Yo la revelo mientras me acerco a ella, y cuando lo revelo, empiezo a percibirla e influirla por medio de mis cualidades cambiantes. El “Creador” es una ley fija, y cuando sé cómo influir en esto de acuerdo con la estructura de HaVaYaH, puedo hacerlo sin ningún problema, de la misma manera en la cual influyo sobre cualquier otra fuerza.

La única diferencia es que esta es una fuerza colectiva y universal. Y es por eso que está oculta. Es porque no estamos unidos todavía. Es por eso que somos incapaces de alcanzarla. Se revela en el interior de la unidad, pero aun no hemos sentido algo como esto. A medida que nos unimos entre nosotros, literalmente, extraemos de la naturaleza misma la fuerza fundamental, única, mientras que todo lo demás se desprende, se deriva, y se crea de ella.

Para mí, el Creador es esta fuerza, porque todo salió de él. Por otra parte, el “Creador” (Boré) significa: “ven y ve” (Bo-Re). Me conecto con Él y entonces Lo veo y Lo revelo en la acción, en todas mis sensaciones.

Naturalmente, en este momento estas explicaciones pierden si vigor. Ellas no se manifiestan en sentimientos, sólo si nos unimos, Lo revelarás dentro de esa unidad. La fórmula es muy simple.

La revelación del Creador está dividida en 125 grados, de acuerdo con la fuerza centrífuga de nuestro egoísmo y de nuestra alienación. Esta fuerza de la alienación está dividida en cinco grandes grados, y cada uno está dividido en otros cinco grados, y estos también se dividen en cinco grados. Esto suma 125 grados de rechazo mutuo. Pero cuando me acerco, cuando me dirijo a este rechazo dentro de la unidad, revelo al Creador mientras asciendo los 125 grados hasta que alcanzo la unificación absoluta, completa la absoluta fuerza de unidad.

“Dios” (ים – אלה) y “naturaleza” (הטבע) tienen el mismo significado de acuerdo con la guematría. No es mística. Ven (Bo) y ver (Re), es el Creador (Boré).

Yo digo lo mismo cuando hablo con diferentes activistas en diversos foros, especialmente en el extranjero. Es sólo que a veces uso palabras diferentes para decirlo.

(37779 – De la lección 3, Convención del Mar Muerto del 2/25/11)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta