¿Cómo puedo superar mi naturaleza?

Muchas personas piensan que la espiritualidad es un método común para realizarse uno mismo. La persona piensa que muy pronto el Creador se revelará a él, y entonces será capaz de tener todo el mundo a sus pies. Pero es una idea falsa, porque en verdad, la espiritualidad es el otorgamiento.

En otras palabras, soy llenado no por lo que se me reveló, sino más bien, si me abro correctamente, si me lleno de otorgamiento. Después de todo, la Luz no entra en la vasija (Kli), deseo, directamente, sino que sólo se viste en la Luz Reflejada. Por lo tanto, debo ser un otorgante y disfrutar del otorgamiento. Pero, ¿cómo puedo lograr eso?

Para lograr esto, la persona necesita el entorno que lo influya para que pueda pensar que el otorgamiento es una propiedad muy profunda, una propiedad exaltada, que es llenado. Todo el mundo debe elevar el valor del otorgamiento a los ojos del amigo, pasando de tal modo su parte de la garantía mutua a él. Y entonces, gracias a su conciencia de la importancia de este objetivo, la persona recibe la iluminación que le ayuda en el progreso espiritual.

Pero además de eso, la persona debe entender que es un juego, ya que desde su condición actual, no puede ver la meta. Y por lo tanto, todo este trabajo se considera como ascenso al estado que por ahora no está claro, imperceptible para él, opuesto a lo que es capaz de comprender hoy en día. En otras palabras, la persona siempre debe pensar en la importancia de una meta falsa. Pero es falsa sólo para él, ya que se opone a su deseo egoísta.

Por lo tanto, el entorno debe educar a la persona, darle la escala correcta de valores, y ser bastante fuerte  para reemplazar a su naturaleza egoísta. En cuanto a la persona, debe ayudar  a su entorno, haciéndose pequeño ante él, sometiéndose a él, y literalmente disolviéndose  en él. Y entonces él será capaz de recibir la importancia de la meta, a pesar de su ego que se desarrolla en él más y más.

De lo contrario, no será capaz de avanzar, ya que hay dos fuerzas que participan en él: la fuerza que rechaza y la que atrae. La fuerza de rechazo, la resistencia, viene de forma natural: es su ego. Y la pregunta yace sólo en esto: si uno se las arregla  para oponerse a la fuerza mayor en valor, la fuerza del entorno que le atraerá a la  espiritualidad.

Por lo tanto, todo el mundo debe estar preocupado con la forma de organizar el entorno adecuado para uno mismo. Esto es lo que está implícito en lo que Rabásh describe como: “Nos hemos reunido aquí para elevarnos al grado de hombre”.

(39113 – De la lección diaria de Cabalá del 4 de Marzo del 2011, Escritos de Rabásh)

Material Relacionado:

Estamos subiendo por los escalones de los mundos en una escalera eléctrica

Reconocer la maravillosa oportunidad

Una fórmula simple para la vida espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta