¿Una ardilla en una jaula o un ser humano?

Nosotros consideramos sólo la cantidad de deseos y placeres, sin examinar su cualidad. En una persecución sin fin por el placer, el hombre comienza inevitablemente a hacer frente a la pregunta: “¿Por qué necesito esto? “¿Cuál es el sentido de la vida?”

En el pasado nadie tuvo ese pensamiento con la excepción de unos pocos filósofos, pero hoy en día muchas personas se preguntan: “¿Por qué estoy aquí? ¿Para qué es este mundo? ¿Qué hay en él? “

Esta es una pregunta cualitativamente diferente, una pregunta esencial. Hoy en día la persecución eterna por los placeres hace al hombre reflexionar sobre esto en un nivel superior: El quiere saber cuál es el significado de la vida.

Al no poder mantener los placeres y tratar de encontrar otros nuevos, me encuentro corriendo como si fuera una ardilla en una jaula. Los placeres nunca se agotan, sin embargo, me elevo desde el nivel del animado al del humano y me pregunto: “¿Para qué?”

Nosotros mismos no nos damos cuenta de estas transformaciones cualitativas en el deseo. Parecería, ¿cómo me puedo sentir insatisfecho si cada día me da más oportunidades para disfrutar? Sin embargo, una cierta tendencia está oculta en el interior, y es por eso que una nueva era se conoce como la era de la depresión.

(38695 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/21/2011, sobre Los Principios de la Educación Global)

Material relacionado:

Como una gota en caída libre
Busca en la raíz si quieres resolver los problemas del mundo
La humanidad en transición

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: