Como una gota en caída libre

Vivimos en una realidad unificada que se llama Elokím (Dios), el Superior, el otorgamiento. Es superior en el sentido de que excede nuestra fuerza. Esta es una fuerza más poderosa y dominante, que formó la realidad en la cual nos constituimos como un todo.

Imagina una enorme gota de agua en caída libre. Porque no hay fuerza de la gravedad o de atracción mutua de las moléculas, un cubo entero de agua puede ser una gota allí. Así estamos interconectados en una “gota” común sin ninguna de las diferencias que nos imaginamos aquí.

Esta gota, un deseo y una Luz, comienzan a ser compulsivamente impregnadas desde arriba por la fuerza de la desunión. La Luz ejerce presión sobre el deseo y hace una impresión en él, su opuesto. Entonces, el único deseo común de repente siente que se desmorona, se viene abajo, y se divide en muchas partes diferentes.

Esta ruptura se realiza por la fuerza de la Luz, la cual dispersa la gota inicial en miles de millones de salpicaduras separadas. Ellas se separan la una de la otra y emerge en ellas una impresión inversa del Creador, Faraón, el egoísmo, la inclinación al mal, la impureza, en vez de la fuerza de la unidad que reinaba entre ellos llamada “santidad“.

Ahora, nuestra actitud hacia otros es contraria a nuestro estado mayor, el Creador. La corrección consiste en entender que estamos desunidos deliberadamente para que deseemos unirnos y revelar el estado inicial en el que la cualidad del Creador, el otorgamiento, el amor, y la unidad reinen entre nosotros.

Nuestro trabajo se encuentra sólo en discernir el deseo o la necesidad apropiada. Al desear regresar, yo vuelvo a la perfección, un nivel tras otro. Es por eso que estamos todos dispersos y separados por el odio, es decir, el lado opuesto del Creador, la oscuridad, el reverso de la Luz. De esta oscuridad tenemos que revelar el deseo que aspira a la Luz.

La forma de revelarla es por medio de diversos tipos de impulsos que me despiertan, vienen a mí desde dentro y desde fuera. Necesito estos “irritaciones”. Sin embargo, después tengo que poner mi propio esfuerzo, tanto en el sentimiento como en la razón.

Como resultado yo discierno que el estado de unidad que fue creado para nosotros por el Creador como el único estado existente, es el mejor estado.

Nuestra situación actual, la realidad en el lado opuesto que nos divide, no es deseable debido a que su fuerza nos desconecta el uno del otro. Y nos desconecta de una manera especial, astuta y sagaz, que evoca todo tipo de colisiones entre nosotros, problemas e impulsos negativos para despertarnos a la búsqueda de la bondad.

Comenzamos con el nivel material y luego cambiamos a la búsqueda espiritual. Al final preferimos uno sobre el otro. Es como si el Creador nos dijera: “Llévate mi lado opuesto. Mantente separado en desunión, eso no importa. Lo más importante es disfrutarla”. Pero tenemos que trabajar para preferir Su parte delantera, Su revelación sobre nuestro propio llenado. Nuestra tarea es hacer un análisis especial para volver al estado en el cual estamos juntos, en Su cualidad que reina en nosotros, la cualidad de la unidad.

Con el fin de despertarnos para ascender desde la sensación de la realidad actual de este mundo, se nos envían diversos impulsos negativos, como tsunamis, revoluciones, guerras, incendios, crisis económica, y así sucesivamente. Todo esto es para que nos sintamos incómodos en nuestro nivel material, de nuestros deseos actuales (Kelím), y sintamos cuan inestable es nuestra existencia.

Esto nos empuja a la búsqueda de otros estados y entonces, además de sentimientos, también se activará la mente, “¿Qué tenemos? ¿Cómo podemos llegar a un mejor estado?” Haremos el análisis, “¿Qué hemos intentado ya? ¿Qué deberíamos intentar?” Tal vez debamos dejar de mentirnos el uno al otro y de pronto realmente comenzaremos  a buscar una solución sin permitir que las distintas partes obtengan crédito a expensas nuestras y nos sumerjan en crisis más graves.

Así es como todos juntos discerniremos la situación actual y buscaremos un mejor estado.

(De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/14/11)

Material Relacionado:
El mundo fue creado para mí
El temor primordial
La unidad que llega gradualmente

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: