De la pantalla terrenal a la espiritual

El Zohar, capítulo “Itró” (Jetro), ítem 180: …Debemos ver las formas de las personas en seis discernimientos, y conocer la sabiduría exhaustivamente. Esos son el cabello, ojos, nariz, labios, rostro, y manos, es decir las líneas en las manos.

La ciencia de la Cabalá explica todas las cualidades espirituales usando palabras terrenales. Eso es porque no hay palabras y letras en el mundo espiritual, sino sólo sensación, alcance, y entendimiento. Por lo tanto, no tenemos otra forma de expresar y comunicar las impresiones e información espiritual de una persona a otra. Es por eso que tomamos palabras de nuestro mundo porque nuestro mundo, esta realidad terrenal, es una huella de la realidad superior y todo lo que existe en nuestro mundo tiene raíces en el mundo espiritual.

Por lo tanto, cuando El Zohar habla acerca de las facciones del rostro de una persona, sus órganos internos, o partes del cuerpo, todo esto está describiendo las correspondientes fuerzas actuando en el espacio espiritual, es decir entre almas, dentro de su conexión. De esta manera, usando “el lenguaje de las ramas”, comunicamos información acerca del mundo espiritual de uno a otro.

Esto puede ser comparado con fuerzas eléctricas mediante las cuales creamos una imagen en la pantalla de la computadora. Dentro de la computadora hay fuerzas eléctricas, pero las usamos para trazar imágenes que entendemos.

Podemos hablar acerca de fuerzas eléctricas internas usando sus resultados externos, términos gráficos, colores, y figuras geométricas. Podemos nombrar esas fuerzas eléctricas mediante su imagen gráfica, incluso cuando no son colores, líneas o imágenes. Es sólo que en su manifestación externa crea esas formas para nosotros y usamos los nombres de esas formas para nombrar esas fuerzas.

Por lo tanto tenemos que entender que los autores del Zohar no se involucraron en misticismo físico, fisiología, u otras cosas por el estilo, sino que deseaban describir en detalle la estructura interna del alma. Una persona que está en el mundo espiritual visualiza todo lo escrito en El Zohar en el sentido espiritual, sabiendo que está hablando de espiritualidad. Él ve esto porque la impresión espiritual es mucho más poderosa que la terrenal. Por lo tanto, observa la imagen espiritual antes que ninguna otra cosa.

Por otra parte, una persona que está sólo en el mundo material y por ahora percibe sólo la realidad terrenal en su pantalla, ve imágenes terrenales detrás de las palabras del Zohar.

Así que al leer El Zohar, tratemos de ir de una pantalla a otra, de la pantalla externa donde nos son proyectadas imágenes terrenales, a la estructura interna del alma. Tratemos de imaginar las cualidades del alma. E incluso cuando no entendemos de qué está hablando El Zohar, nuestros esfuerzos evocan la Luz que nos corrige.

Baál HaSulám escribe lo siguiente en “Introducción al Talmud Eser Sefirót”: Por lo tanto debemos preguntar, ¿por qué entonces, los cabalistas obligaban a cada persona a estudiar la sabiduría de la Cabalá? Realmente, existe algo grande en ello, digno de ser publicitado: Existe un maravilloso, invaluable remedio para aquellos que se ocupan de la sabiduría de la Cabalá. Aun cuando no entienden lo que están aprendiendo, a través del anhelo y el gran deseo de entender lo que están aprendiendo, despiertan sobre sí mismos las Luces que rodean su alma.

Nuestro deseo no debe ser entender, sino sentir esta imagen espiritual interna. De ese mismo deseo atraemos Luz desde allí, la cual nos corrige. Y entonces entramos a la sensación de este mundo interno.

(De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/4/11, El Zohar)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: