Deposita tu deseo y recibirás la Luz

Las 613 Mitzvót (mandamientos) y la construcción del tabernáculo significan la corrección de los 613 deseos en el hombre. Para construir la conexión correcta, reformada con los otros, debemos conectarnos con ellos a través de 613 canales, similar a los vasos sanguíneos que conectan todos los órganos del cuerpo.

Necesitamos corregir esos deseos al haber cambiado su intención egoísta de usar a los otros para la auto gratificación hacia el deseo de otorgar. De esa manera, lograremos un estado donde estaremos interconectados por una conexión global integral como existe en la Naturaleza y como el mundo actual nos lo exige.

Imaginen que desde cada persona, 613 deseos se expanden como tentáculos, extendiéndose hacia todos los otros. Todos los deseos se entrelazan y crean una red de enlace entre nosotros. En adición, cada deseo contiene cinco niveles de grosor: 0, 1, 2, 3 y 4. Todo esto se entreteje y se enreda en una grande y gruesa capa permeada por una enorme cantidad de varios tipos de lazos.

Este deseo colectivo que se compone de todos nuestros deseos es considerado la Shejiná (Divinidad), el tabernáculo (“Mishkán” o el lugar donde se habita), el templo, el receptáculo, nuestra vasija integral de otorgamiento, Knéset Israel (Asamblea de deseos por el Creador).

Las personas que se esfuerzan por ir “directo al Creador” (Iashár El) y desean revelarlo juntan todos sus deseos (Knéset o asamblea) y construyen el deseo colectivo donde el Creador es revelado. Este es el trabajo para construir el Templo, la “casa” de la vasija que has construido a partir de tus deseos de manera que la Divinidad se despliegue en ella, es decir la propiedad espiritual de amor y otorgamiento, o el Creador.

En adición, recibes lo que inicialmente ha sido preparado para ti y para todos nosotros: la Luz que llena este deseo colectivo. Entonces, es considerado como el depósito, una garantía (Pkúdin, depósitos, de la palabra Pikadón, recomendaciones, mandamientos, Mitzvót). Tú sacrificas (Makrív) tu deseo al anular tu egoísmo y, mediante esto, te acercas (Mekarév) a la revelación del Creador.

(37853 – De la lección sobre el capítulo semanal de la Torá del 3 de Marzo del 2011)

Material Relacionado:
Un notable viaje hacia lo desconocido
¡La lotería ganadora con un premio mayor para cada persona!
El temor primordial

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta