El alma le enseñará a una persona

En el mundo corporal, nuestra percepción de la belleza cambia constantemente, y somos forzados a seguir la opinión de la mayoría. Después de todo, todos vivimos en una sociedad humana y respetamos sus valores nos guste o no. Esta es nuestra naturaleza. Al final, cada persona estimará las cosas que la mayoría en su entorno respeta.

Ni siquiera nos damos cuenta de cuan poco razonables son esos valores. La vanguardia siempre ha cambiado tantas veces en la educación, cultura, el sector industrial, la creatividad, e incluso la comida. Viene y va, sin ningún valor real. Todo lo que va más allá de nuestra existencia animada requerida por el cuerpo (un simple refugio, familia, y comida) tiene valor en nuestros ojos sólo porque la sociedad lo aprecia.

Pero la espiritualidad es diferente porque nadie nos arrastra hasta ahí. Necesitamos construir nuestra propia sociedad y despertarla nosotros mismos de manera que tire de nosotros hacia ella y a través de ella, hacia la espiritualidad. En otras palabras, se nos da libre albedrío en el desarrollo espiritual, ¡Y ahí nadie nos forzará!

Por supuesto, el Creador nos estimula: organiza una vida dura para nosotros en este mundo y nos priva de satisfacción. Pero por otra parte, la vida ya no es tan difícil como era en el pasado, y no estamos muriendo de hambre. Aun así, sentimos un vacío interior que nos empuja al desarrollo. Y cuando descubrimos este vacío y comenzamos a pensar acerca del propósito, el significado, y el secreto de la vida, pero somos incapaces de responder esas preguntas, nos damos cuenta de que nadie puede explicárnoslas, nadie tira de nosotros hacia ellos.

Vemos a nuestro alrededor y no podemos hallar ningún ejemplo. Recibimos ejemplos en todo lo demás en la vida: la elección de una profesión, el estilo de nuestra casa, el tipo de cosas que comprar, qué hacer, cómo quién ser. La sociedad humana no da ejemplos para todo. Y sólo la espiritualidad permanece sin ejemplos, como si existieras en un vacío, y cada día, incluso cada momento enfrentaras la pregunta de qué hacer: ¿A dónde ir, dónde obtener un ejemplo, valores espirituales, el propósito?

Este es un gran problema. Pero por otra parte, ¡Es una consecuencia de la libertad que se nos da! Esto es porque cuando una persona entra en la espiritualidad, él construye su propia alma. Nadie le enseña. Hay muchos consejos y libros, pero todos ellos son simplemente explicaciones acerca del tópico, que sólo nos apoyan un poco.

En última instancia, todo depende de la persona misma. Él necesita construir su propio entorno el cual le proporcionará valores espirituales y dirección y será tan consistente como el entorno en nuestro mundo con todos sus ejemplos. Sin esto, él naturalmente no sabría cómo avanzar.

Esta es la principal diferencia entre el avance corporal y el espiritual.

[37023]  De la primera parte de la lección diaria de Cabalá del 4 de marzo 2011 sobre Los escritos de Rabash,

Material Relacionado:
Una sociedad que ayuda a empezar la vida espiritual
El camino hacia el amor
Una protección contra los problemas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta