El camino a la unicidad superior

Introducción del Libro del Zohar“, artículo “Explicación de la División de los catorce mandamientos en diez enunciados”: cuarto enunciado: “Y dijo Dios: Que las aguas se reúnan”.

El tercer mandamiento es saber que hay un gran Dios que rige el mundo entero, y unificarlo diariamente con una unificación adecuada, la unificación de “Escucha, oh Israel“, llamada “la unificación superior”. Esta es la extensión de VAK de los tres enunciados anteriores en ZA, VAK de Gadlút, Vav de HaVaYáH.

Todo existe en un estado que no cambia, y todos los cambios se producen sólo en la percepción del hombre. Al corregir sus propiedades, la persona alcanza un grado tras otro, y los “enunciados”, los “mandamientos“, o los “días del comienzo de la creación” cambian para él. Todo ello fue dividió y ahora cambia ante sus ojos puesto que la persona misma, su deseo interior, se ha reformado.

El deseo dentro de nosotros atraviesa transformaciones. Estas se producen gradualmente, capa tras capa, pasando a través de todos los niveles de su Aviút (espesor, grosor): Shóresh (raíz), Álef (1), Bet (2), Guímel (3), y Dálet (4) en cada grado.

Mientras corregimos nuestro deseo, comenzamos a revelar las Luces, las fuentes: Desde dónde viene esta influencia, qué corrección realizan estas en mi alma, qué Luz se revela, dónde se origina, con quién me conecto, quien es el Superior que yo revelo.

Esta es una corrección gradual del alma hecha por la persona. Paralelo a ello, el Zohar describe qué deseos (Kelím) entran en la corrección, qué Luces se revelan de la serie completa de diez enunciados, 14 mandamientos, o de los siete días del inicio de la creación, es decir, los siete grados de Zeir Ánpin (ZA) hasta que Núkva y ZA alcanzan un estado de las dos grandes luminaria, la corrección completa (Gmar Tikún). En última instancia, estamos hablando de las etapas de nuestro avance.

La Torá describe todo el proceso de nuestra corrección. En el comienzo del capítulo “Bereshít” (Génesis), todas estas manifestaciones son presentadas como un resumen de todo lo que posteriormente se produce en toda la Torá. Y entonces, desde este capítulo, así como desde el punto inicial de la letra “Yod”, todas las demás partes evolucionan hacia el HaVaYáH completo, hasta donde termina todo el relato de la Torá con la palabra “Israel”.

(36941 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/3/2011, “Introducción del Libro del Zohar”)

Material Relacionado:
La alegría es el resultado de las buenas acciones.
Una paradoja del Dar

El sabor de la verdad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: