El grupo es el arca de Noé de la salvación

La dificultad radica en el entendimiento de que el grupo, el entorno, no es un ajuste temporal que no será necesario después de un tiempo. El grupo nunca desaparece, y es imposible ganar llenado espiritual por cualquier otro medio. De estos extraños, de la gente con la cual una vez me resentí, de su mundo interno, tengo que construir mi propia alma.

Y en vez de ver sus rostros, personalidades, y comportamiento, tengo que ver sólo sus deseos internos de tal manera que yo construyo un “cuerpo espiritual” a partir de ellos, al cual yo pueda otorgar y por el cual pueda yo ser inspirado. Y si hacemos nuestro trabajo mutuo de esta manera, constituiremos la garantía, una sensación de apoyo, las fuerzas para el desarrollo y el otorgamiento para todos.

Entonces, tú sentirás cuan protegido del mal estás en este grupo, como si estuvieras en “Arca de Noé”. Encontramos a menudo, a lo largo de nuestro camino como “santuarios”. Es similar al útero de la madre en el que nos desarrollamos en etapas: embrionaria, amamantamiento y madurez (Ibúr, Ieniká, Mójin), hasta que nacemos en un grado espiritual nuevo, en el nuevo mundo.

De esta manera vemos al grupo hasta que nuestra relación con él es tan fuerte que comenzamos a recibir la Luz a través de este, las propiedades de nuestro nuevo desarrollo, como en el Arca de Noé, en el vientre de la madre. Y más tarde, nacemos y comenzamos a desarrollar una conexión con este entorno como con la Madre Superior (Íma Ilaá): Nosotros recibimos a través de ella la influencia de Ába ve Íma, e incluso más.

(38918 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/23/2011, sobre la preparación para la Convención WE!)

Material Relacionado:
La alegría es señal de otorgamiento
Ayúdame a despertar de este sueño
“Vayan y adquieran uno del otro”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: