El mundo es redondo

Pregunta desde Japón: ¿Cuáles son las razones del desastre que nos está ocurriendo? Según  los pronósticos continuarán los sismos. ¿Podemos todos nosotros prevenir estos acontecimientos aquí y en el resto del mundo?

Respuesta: Para dar respuesta a la pregunta debemos antes que nada entender en dónde nos encontramos.  Estamos en un mundo “redondo”. Esto es lo que la ciencia de la Cabalá nos explica en su sección “percepción de la realidad”.

No esperemos que las pruebas dolorosas de este hecho se hagan patentes en nuestro mundo. A través de experiencias amargas estamos descubriendo que todos estamos interconectados, que el mundo es global e integral, y que existe el efecto mariposa, etc. Para convencernos de ello, que no tengamos que aprender las lecciones por los desastres que ocurran, sino mejor aprendamos de la ciencia de la Cabalá.

Es posible que sea demasiado tarde cuando empecemos a aplicar nuestra experiencia. ¿Cuántos tsunamis, terremotos y otros desastres tienen que presentarse antes de que actuemos con inteligencia? Volteemos los ojos a la ciencia y la sabiduría. Está escrito, “El que aprende es sabio”. ¿Qué es lo que aprende la persona sabia?

Por la ciencia de la Cabalá sabemos que sentimos toda la realidad dentro de nosotros, porque está en nuestro interior. Mi percepción se divide en cinco niveles. Tres de los niveles son mis sensaciones: raíz, alma y cuerpo. Se “visten” en mi desde dentro. Además de esto, hay detalles externos de percepción que yo percibo fuera de mí: vestido y castillo. Esto es el mundo entero fuera de mí. El vestido es todo aquello que se encuentra dentro del área que mi cuerpo y mis sentidos pueden alcanzar, mientras que el castillo son las cosas lejanas e inalcanzables, o dicho de otra forma, las cosas que no están bajo mi control.

Así es como se divide la realidad, La parte interior se denomina Galgalta ve Einaim, mientras que la parte exterior se llama AJaP. Esta división fue provocada por la destrucción espiritual, que es la razón por la cual solamente sentimos levemente Galgalta ve Einaim dentro de nosotros y no tenemos sensación en absoluto de que AJaP  forma parte también de nosotros. Así es como dividimos nuestra realidad hasta el final de la corrección mismo, cuando Galgalta ve Einaim se unirá con AJaP en todas las diez Sefirot.

Desde aquí debemos llegar a la siguiente conclusión: Sentimos todo dentro de nuestros Kelim. Estos pueden ser un tsunami, la tierra, el universo con todas sus estrellas y galaxias. Todo lo que hay dentro de mi deseo egoísta. Así es como está hecho mi deseo, para que en él perciba la realidad dividida en dos: “yo” y “fuera de mi”. “Yo” es Galgalta ve Einaim la raíz, el alma, el cuerpo, mientras que “fuera de mi” es AJaP, vestido y castillo, las dos categorías externas de la percepción.

Ocurren muchos cambios en mis Kelim interiores y exteriores. Cuando presenciamos los desastres naturales es muy difícil entender por qué están ocurriendo estos eventos tan dolorosos en los Kelim externos, en lugar de nuestros Kelim internos. ¿Por qué estos cambios influyen hoy en una parte específica de mi alma llamada “los japoneses”? ¿Por qué les sobrevino la catástrofe, a ellos de entre todas las personas?

Mi alma también incluye otras partes que percibo como mis amigos. En realidad, no existen por sí mismos, sino que a mis ojos, son como partes de mi mismo. Así será hasta que complete mi percepción y entonces todo se unirá en un todo, en un solo deseo, soldado y enteramente dirigido hacia el otorgamiento. Esta es la forma corregida.

Si no vemos la realidad desde esta perspectiva, nunca seremos capaces de percibir correctamente lo que suceda, y esto incluye las guerras, las catástrofes, la corrupción y todo lo demás. Nunca seremos capaces de justificar al Creador o entender cómo todo se mueve hacia la corrección,

Sin embargo, no podremos organizarnos sin la perspectiva correcta de las cosas, sin tener una imagen del mundo “redondo” que se encuentra dentro de una persona y que depende de su corrección. No hay nada afuera de mí. Todo soy yo. Esta es mi tierra, mi terremoto, mi Japón, mi Libia, mi Israel, mi planeta y mi universo. Y todo esto refleja mis cualidades que no están corregidas todavía.

De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 13 de marzo 2011.

Material Relacionado:
La era del cambio
En el camino del caos a la armonía
Una inclinación peligrosa

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: