El problema del mundo es mi problema

La imagen del “mundo exterior”, como lo describe Baal Hasulam, es creada por la “cámara” que se encuentra en la parte posterior de nuestro cerebro, que proyecta mis cualidades en lo que pareciera ser la pantalla exterior, con esas cualidades que están dañadas o corregidas hasta cierto punto. Dentro de mí existen bajo la forma de diversas fuerzas. Al combinarlas o dividirlas de diversas maneras forman la vasija de mi alma.

Sin embargo, soy incapaz de distinguir estas fuerzas porque son proyectadas en la pantalla de mi consciencia de tal forma que pueda contemplarlas. Por lo tanto, veo varias formas de los niveles inanimado, vegetativo, animado y humano. Todas estas formas están en movimiento, sufriendo cambios y esto es lo que nos permite mantener la conexión con las fuerzas internas.

¿Cómo puedo alcanzar el estado correcto? Puede lograrse mediante el principio de amar al prójimo como a mí mismo. Tienes que conseguir que toda la realidad “externa” se vuelva tuya, pues de cualquier forma, se trata realmente de ti, aunque en tu engañosa percepción aparezca como algo externo. Así pues, vuelve en ti, regresa esta imagen exterior dentro de ti, haz volver esta visión de la proyección dentro de la “cámara”. ¿Cómo puedes lograrlo? Acercando  todas tus partes y sentir que son tuyas.

Por ahora percibes los problemas del mundo como desastres que les suceden a otras personas. En contraste, Rabash se preocupaba mucho de estos casos porque sentía que el desastre le sucedía a él. Una persona que avanza hacia la equivalencia con el Creador inclina a todo el mundo hacia la copa del juicio,  o  la copa de la justificación. Allí radica la solución a este problema.

Por consiguiente debido al rompimiento espiritual, mi percepción se divide en interioridad y exterioridad –  el mundo y yo.  Al corregirme, traigo cerca de mí toda la realidad, que parece externa, para sentirla dentro de mí. Entonces me muevo de la percepción espiritual del mundo: no hay nada fuera. Todo está dentro de mí y se lleva a cabo en mi interior. No hay nada fuera de mí. Vivo en mi Kli, y sólo una cámara me recrea la imagen externa 

Basándonos en esto, debemos decidir de una vez por todas que son precisamente las personas que han recibido un despertar desde arriba, un impulso para corregirse,  las que pueden cambiar el mundo, si transforman la percepción en sus sensaciones. Todo depende de qué tanto ellos intentan acercar al mundo para sentirlo como una parte inseparable de sí mismos. Esta es la realización del principio de amar al prójimo como a sí mismo. Tenemos que atraer a todos los niveles que parezcan externos  hasta nosotros, incluir los niveles inanimado, vegetativo, animado y humano en nosotros y verlos como un parte inseparable nuestra.

Por lo tanto, nuestra actitud hacia toda la realidad debe ser al menos la misma que hacia nosotros mismos, a pesar de que Baal HaSulam explica que el hombre debe elevar los deseos de los demás por encima de los propios. Al ser un egoísta pienso en mi mismo en lugar de en mi prójimo.  Pero si soy altruista, tengo que pensar en los demás. 

Es debido a esto que la corrección del mundo depende justamente de las personas que han recibido desde lo alto el llamado para corregirse en la verdad. Nadie más ha sentido este despertar y por consiguiente no tienen nada qué pedir.

Esto quiere decir que debemos sentirnos responsables de todos los desastres de la humanidad, y está en nuestro poder corregirlos, y no tan sólo después del hecho, sino incluso antes de que ocurran los eventos desafortunados. Tenemos que asegurarnos que esto no vuelva a suceder en el nivel inanimado, así como en los demás niveles, hasta el grado del humano.

Por ahora las catástrofes se manifiestan en forma de desastres naturales en los niveles inanimado y vegetativo, como tsunamis, terremotos, inundaciones e incendios, y en la sociedad humana, bajo la forma de crisis económicas, etc. Sin embargo, no estamos exentos otras formas, como las plagas de Egipto que fueron tan desafortunadas, peligrosas y terribles como las sensaciones que ocurren ahora.

Baal HaSulam escribe sobre esto para nosotros hacia el final de la Introducción al libro del Zohar. Todos los sufrimientos del mundo son provocados por el hecho de que Israel no se corrige a tiempo, siendo Israel (que quiere decir derecho al Creador) cualquier persona, sin importar su origen, que tenga la oportunidad de corregirse porque ha recibido un despertar desde arriba. Y no importa el nivel en que se encuentre.

De esta forma, todos y cada uno de nosotros juntos somos responsables de lo que sucede.

De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 13 de marzo 2011.

Material Relacionado:
El mundo es redondo
Saber es otorgar
La Cabalá y las siete ciencias externas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: